Entrevista a Miguel Santiago Losada

Portavoz de la Plataforma Mezquita-Catedral, Patrimonio de Tod@s

“El primer logro de la Plataforma fue recuperar el nombre de Mezquita para el monumento, que había sido eliminado por el obispado de la cartelería”

Redacción

Publicado en enero de 2017 en el Número 1 de la edición impresa

 ¿Cómo surgió la plataforma Mezquita-Catedral, patrimonio de tod@s?

A principios de 2013 decidimos un grupito de personas, relacionadas con el mundo de la cultura y de lo social, emprender una serie de acciones encaminadas a devolverle a nuestra Mezquita-Catedral todo lo que se le ha venido usurpando en los últimos 20 años por parte de la jerarquía católica y ante la inhibición de las administraciones públicas. En varios meses conseguimos aglutinar un número importante de personas y colectivos alrededor de esta causa ciudadana,  hasta que en febrero de 2014 pusimos en marcha la Plataforma.

¿Cuáles son los objetivos que persigue la Plataforma?

Nos planteamos tres objetivos: devolverle el nombre a la Mezquita-Catedral (que lo había borrado de toda la cartelería el obispo de Córdoba en el año 2010, nada más tomar posesión), reivindicar una adecuada gestión del monumento (en el que se implicase principalmente la Junta de Andalucía) y exigir la titularidad pública. Nuestro manifiesto tuvo un éxito total, a través de Change.org, consiguiendo 400.000 firmas a escala planetaria.

¿La Plataforma se siente respaldada por la ciudadanía?

Nos sentimos respaldad@s por muchas personas. Desde personas con una destacada trayectoria nacional e internacional  hasta personas provenientes de todos los ámbitos de la sociedad, pasando por la comprensión y la cercanía de nuestra  propia gente de Córdoba. También numerosos colectivos se sumaron incondicionalmente a nuestra causa, tanto de Córdoba como de fuera. Nos llamó poderosamente la atención como profesores de las universidades más prestigiosas del mundo argumentaron a favor de nuestras reivindicaciones desde el primer momento. Por otra parte, los medios de comunicación de todos los lugares del mundo llegaron a Córdoba para hacerse eco de nuestras denuncias y reivindicaciones.

¿Por qué apoya la Plataforma la formación de una comisión histórico-jurídica de expertos que estudie las posibilidades de declarar la Mezquita de titularidad pública?

Pensamos que el Ayuntamiento tiene una responsabilidad histórica de exigir la titularidad pública del monumento. A principios del siglo XVI, con el corregidor Luis de la Cerda a la cabeza, el Ayuntamiento se puso al lado de su pueblo para que la Mezquita no fuese derribada. Entonces el pueblo la sentía suya, hoy la tiene que hacer suya y el Ayuntamiento tiene la máxima responsabilidad para acometer dicha tarea. Una comisión formada por expertos argumentaría históricamente y jurídicamente la titularidad pública del monumento.

¿Qué pensáis sobre las inmatriculaciones que ha llevado a cabo la jerarquía de la Iglesia Católica?

Las inmatriculaciones son un atentado contra la Constitución. Una ley inconstitucionalmente reconocida hasta por el propio gobierno del PP en 2015 no puede ser la puerta para que la Iglesia Católica pretenda adueñarse del patrimonio de todos los españoles, andaluces y cordobeses. Además, esta avaricia por poseer bienes a toda costa nada tiene que ver con el espíritu del Evangelio y la doctrina del Concilio Vaticano II. La Iglesia se asegura con las inmatriculaciones el negocio que supone explotar turísticamente las entradas a los monumentos y, si esto fuera poco, además ni declara, ni tributa, ni es transparente a la hora de hacer públicos los ingresos y a qué los destina.

¿Cómo ven los cristianos este hecho?

La Iglesia de base, ya sean las comunidades cristianas populares como redes cristianas, ya han manifestado su total oposición a las inmatriculaciones. Incluso pertenecen a la red estatal que se ha creado para denunciar este hecho ante las Administraciones públicas. Otras personas creyentes tampoco entienden el afán de posesión que está manifestando la jerarquía, muy alejada de lo que el Papa Francisco viene predicando.

Con vuestras propuestas hay quién piensa que sois anticlericales, ¿qué opinas?

Mirad, desde el principio nosotros no hemos cuestionado el uso religioso del monumento. De hecho nuestra Plataforma lleva por nombre Mezquita-Catedral. Nosotros como ciudadanos de un Estado social, democrático de derecho y aconfesional lo que pedimos es que la titularidad del patrimonio sea público, al igual que ocurre en nuestras países vecinos de Francia y Portugal. Además exigimos a la Junta de Andalucía que se implique en la gestión del monumento, ya que es su responsabilidad. Es lógico que el Cabildo sea responsable en lo concerniente a lo litúrgico, pero en lo referente al ámbito cultural y turístico la responsabilidad debe recaer en las administraciones públicas. Por otra parte, no pienso que exigir que se cuente la verdadera historia del monumento, de una manera científica y objetiva y no un relato parcial, vaya en contra de ninguna religión, todo lo contrario va a favor de la inteligencia y de la cultura universal.

Otro de los asuntos de los que se ha venido hablando últimamente es sobre la nueva ubicación de las taquillas, ¿cómo estáis respondiendo a este asunto?

La pretensión del obispado de llevarse las taquillas desde el patio de los Naranjos al palacio Episcopal nos preocupa por tres motivos: en primer lugar, porque la persona viene a Córdoba a ver la Mezquita, Medina Azahara, el Alcázar, pero no a visitar el palacio episcopal. Por otra parte, quieren convertirlo en una zona de recepción para visitantes en el que se proyectaría un audiovisual de contenido católico y alejado del rigor científico. Por último, el obispado da a entender que la Mezquita es de su propiedad ya que para acceder a ella hay que pasar previamente por la casa del obispo. Nosotros denunciamos a la Consejería de cultura la desubicación de las taquillas, no nos han contestado, pero sabemos por la prensa que quieren dar una respuesta salomónica: vender las entradas tanto en el patio de los Naranjos como en el palacio episcopal. Seguiremos luchando para que sólo se vendan en el patio de los Naranjos. La Junta de Andalucía vuelve a contradecirse, por un lado pide la titularidad pública y, por el otro, deja a la jerarquía católica hacer con el monumento lo que quiera.

¿Qué pensáis sobre la financiación de la Iglesia Católica y, más concretamente, sobre el dinero que ingresa la jerarquía católica con las entradas a la Mezquita?

Las visitas al monumento suponen unos 13 millones de euros al año. El cabildo y el obispado se lo llevan íntegramente. Además no hay ningún tipo de transparencia en este asunto. No sabemos a dónde va ese dinero. Mientras tanto, la Administraciones públicas lo permiten y miran hacia otro lado. Es cierto que en los últimos años, ante la dejadez de las Administraciones públicas, el mantenimiento del edificio lo está llevando a cabo el Cabildo, sin embargo, las grandes obras que se han venido haciendo en el monumento (crucero, torre, murallas,…) han sido costeadas por el Gobierno central y Autonómico.

Os hemos oído hablar en más de una ocasión de que la visita nocturna a la Mezquita es una catequesis, ¿por qué?

Otro disparate. Resulta que la visita nocturna fue costeada con fondos de la Unión Europea y los contenidos fueron impuestos por el obispado. En un principio eran contenidos basados en hechos objetivos y científicos, al final se impusieron los contenidos principalmente de corte catequético católico.

¿Cómo puede colaborar algún ciudadan@ que lo desee con vosotr@s?

Participando de nuestras asambleas, de nuestras actividades… y, sobre todo, defendiendo la titularidad pública del patrimonio. Nuestro patrimonio fue de nuestros mayores, es nuestro y debe seguir siendo de nuestr@ hij@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *