IV aniversario de la ocupación Centro social Rey Heredia. Entrevista a Rafael Robles y Juan Suárez

Se cumplen cuatro años de la ocupación del Rey Heredia. Unos activistas decidieron que no podía caerse a pedazos, ni ser objeto de deseo de especuladores. Entre ellos estaban Rafael Robles y Juan Suárez. Los intentos de desalojo, los cortes de suministros y la denuncia de los juzgados no impidieron acabar con la actividad en el Centro. Finalmente fue cedido.

Manuel Balsera Santos

Publicado en Noviembre 2017 en el Número 8 de la edición impresa


-¿Rafael, dónde nace la idea de ocupar el Rey Heredia

– R. De Juan, llevábamos tiendas de campaña en la furgoneta de CNT porque queríamos acampar en un principio en la Plaza de Andalucía, imitando a los “Campamentos Dignidad” de Extremadura, pero al final decidimos hacerlo en este edificio.

– Eráis ocho los compañeros, ¿De dónde procedíais cada uno?

– J. De diversos colectivos y edades. Veníamos de CNT, Frente Cívico Somos mayoría, no adscritos, …

-¿Influyó el 15M  en la ocupación?

– R. Sí claro, como a tanta gente, pero la experiencia de Extremadura era nuestro modelo.

– Las Marchas de la Dignidad fue un hito. ¿Es la palabra Dignidad la que más representa a los movimientos sociales en el último quinquenio?

– J. Sí, ahora mismo es la única lucha que nos queda. Hemos perdido tantas batallas, que  como dice Manolo Cañadas,  la Dignidad es la ultima trinchera que nos queda si queremos que este mundo vaya por mejor camino.

– ¿Hasta qué punto el Centro Social es un proyecto colaborativo e igualitario?

-J. Colaborativo es bastante, pero no podemos dejar de reconocer que debemos mantener lo que nos unió al principio, en octubre de 2013. Tenemos que recuperar ese espíritu y seguir buscando una alternativa a esta sociedad. Sólo así merece la pena la existencia del Rey Heredia.

-R. La efervescencia que le dimos desde el Rey Heredia a toda la sociedad cordobesa fue brutal. Hay que mantener eso sino, no tiene sentido seguir en la brecha.

Recuerdo la Jam Session de poesía que organizamos desde la biblioteca, aquella noche de verano en ese patio que cobraba vida desde los días anteriores. Fueron momentos  íntimos compartidos, años intensos de mucha ilusión. Estaba todo por hacer y la falta de medios la suplíamos con unas dosis grandes de voluntad, trabajo  e ideas.

-R. Y con 400 personas en el patio esa noche, con el mérito que suponía que esa misma noche jugaba la selección española de fútbol. Se consiguió vencer a eso también.

-Las actividades culturales, radio, conferencias, reuniones, clases de inglés o informática, cocina abierta…¿De qué os sentís más orgullosos?

-R. Debo reconocer que la Biblioteca en un principio era nuestro “buque insignia”, pero al pasar el tiempo de lo que más  orgulloso  nos sentimos es  de la Cocina Abierta. Aunque todo lo realizado en este tiempo ha sido importante y ha calado en el la ciudadanía de Córdoba.

¿El momento más duro fue el juicio a los ocho o la muerte de Alberto Almansa,  periodista tan luchador y comprometido?

-J. y R. Sin duda, la muerte del compañero Alberto nos dejó muy “tocados”. Su empeño  y colaboración con este proyecto fue muy grande y se le echa mucho  en falta.

– Recuerdo las noches que grababa Alberto, haciendo cadenas humanas de cubos y  para llevar el agua desde una fuente hasta el Centro. Algo tan básico como el agua que nos cortó el alcalde del PP de entonces. ¿Volveríais de nuevo a ocupar el Centro?

-J. Por supuesto. Porque que en un centro como este se alimenta del tiempo libre de las personas. No es aún el tiempo de valorarlo, pero en su momento se hablará de ésto como un hito en  la ciudad de Córdoba.

– Alguna vez será conveniente escribir un libro, sobre todo, de los primeros años.

-R. Yo he visto, por ser el tesorero durante algún tiempo, detalles maravillosos de la gente. Recuerdo a unos escoceses que nos dejaron 200 euros a modo de colaboración. Nada menos que viniendo de Escocia. Sí, sería bueno plantearse escribir ese libro.

– ¿Qué mensajes queréis trasladar a la ciudadanía?

-R. Puede ser muy lacónico.¡Sí se puede! Pero sobre todo que la rebeldía debe estar ahí, hay que ser un poco insumiso cuando las cosas no van bien. Cuando los que  gobiernan nos están manipulando es una obligación de la ciudadanía ponérselo difícil  y tener una buena capacidad de respuesta. A modo de ejemplo yo creo que al PP le costó la alcaldía el Rey Heredia.

Como última pregunta. ¿Creéis que ahora mismo se puede repetir en algún otro lugar otra Acampada Dignidad que desemboque en un proyecto como el Centro Social Rey Heredia?

-J. Las circunstancias no son las mismas pero los motivos siguen siendo igual o peores. Veníamos del 15M y había mucha más energía, ahora hay que rebelarse contra el exceso de leyes injustas.

-R. Mira que se llevaron un chasco ya que nos veían como unos zarrapastrosos y se encontraron con una gente con ideas, actividad y sobre todo con dignidad.

-J. Hay que reconocer que el ayuntamiento, una vez que cambió de signo político, tanto la fachada como el exterior fue remodelado, lo que le dio aún mayor prestancia al edificio.

-R. Sí, esto dignificó al continente, pero las actividades ya  lo hizo con el contenido.

Fue un placer hablar hoy con vosotros y haber formado parte durante más de tres años de la “tripulación” de este “barco”. Suerte y  hasta la próxima vez donde haya puertos nuevos donde “desembarcar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *