Opinión del movimiento vecinal sobre COSMOS

Rafael Juan

Publicado en enero de 2017 en el Número 1 de la edición impresa

José Rojas, representando a la Federación de Asociaciones de Vecinas y Vecinos, y al Consejo del Movimiento Ciudadano, atiende a Paradigma y nos da su valoración sobre el conflicto con COSMOS.

El conflicto con COSMOS viene de 2007, y es heredero de las luchas emprendidas en los 70. COSMOS, a través de su fundación, solicita al Ayuntamiento de Córdoba que le emita un certificado en el que el PGOU permita la incineración de residuos. El Ayuntamiento acepta y, automáticamente, COSMOS lo eleva a la Junta de Andalucía consiguiendo la licencia AAA para la actividad integrada de residuos sólidos urbanos. La ley es muy amplia y tiene un doble lenguaje, con lo que admite muchos tipos de residuos que no están claramente especificados. Todo bajo el nombre extraño de “valorización”, que en el fondo, no es sino generar una alta contaminación en la ciudad. Aquello fue una acción oscurantista de la empresa, a través de una fundación, y de la Gerencia de Urbanismo de entonces.

La cementera además siempre ha trabajado de espaldas al vecindario. Los barrios del norte y de levante han tenido siempre que luchar por su salud. En los 90 se denuncian nubes que oscurecen, en pleno mediodía, la Avda. de Carlos III por explosiones de tolvas de la cementera. A pesar de ello, la empresa nunca se sentó a hablar y mejorar sus procesos. Tuvo que ser la Junta de Andalucía, en 1997, la que le aportara a la cementera 100 millones públicos, de las antiguas pesetas, para que colocara filtros que evitaran la emisión de partículas contaminantes.

Pero, a pesar de tener la licencia de la Junta de Andalucía, la empresa aún no ha “valorizado”. ¿Por qué? ¿Por qué mantiene la fábrica en mínimos, con unos 40 empleados y sin trabajar todo el año? ¿Por qué cuando se le pregunta en la Mesa de Diálogo no dice claramente qué quiere? ¿Será que están acusando a la vecindad de especulación urbanística cuando es ella la que la tiene en mente?

Hay que tener en cuenta que quemar residuos es más rentable para la producción y mucho más económico, Y, además, recibe un canon por eliminar basura. Eso podría suponer la práctica desaparición de la planta municipal de almacenamiento de basuras, con el consiguiente peligro para un centenar de empleos en un empresa pública. Laboralmente es más perjudicial valorizar que reciclar. Como han dicho los sindicatos de Córdoba, exceptuando CC.OO. Y U.G.T., el empleo están en las tecnologías ecológicas, no en las contaminadoras. Cuando la empresa plantea “incinero o cierro”, se genera un enfrentamiento con la ciudad. Pero tendrá que ser la ciudad quien decida dónde se haga esta actividad mientras se buscan alternativas más saludables y sostenibles.

También es lamentable que, cuando nos reunimos con los directores de los medios de comunicación local, nos dicen que no pueden permitir la opinión de vecinos y asociaciones en contra de COSMOS. Como ha sido la actitud de PP y Ciudadanos de desmarcarse del “Pacto por un aire limpio” y del Dodecálogo de la Federación firmados antes de las elecciones municipales. Sin embargo, el resto de partidos están trabajando codo a codo con la Plataforma Córdoba Aire Limpio por intentar resolver este gran problema.

Pueden ver la entrevista completa en el canal de Youtube de PARADIGMA TV ANDALUCÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *