Pablo Martínez Romero. Secretario Provincial de CNT

¿Qué sentido tiene hoy el 1 de Mayo, día de los y las trabajadoras?

¿Cree que tiene cabida el modelo sindical concertador sobre la acción directa? ¿Qué opinión les merece la sentencia del Supremo a favor de que las empresas puedan subcontratar en casos de huelga?

El Primero de Mayo es, o debe ser, una reivindicación de la importancia de la lucha obrera dentro de cualquier aspiración de transformación social, una reivindicación del sindicalismo como herramienta de lucha en los centros de trabajo, pero también en la calle y en los barrios.

El 1 de Mayo es el momento de reivindicar el fuerte vínculo que siempre ha existido entre la conquista de derechos y la mejora de las condiciones de vida y organizaciones sindicales fuertes y combativas. Es el momento de reivindicar la necesaria autonomía del movimiento sindical y la importancia de no delegar la resolución de los problemas que los trabajadores y trabajadoras tenemos en otros, sino asumir que depende de nosotros y nosotras organizarnos para defendernos.

Evidentemente esto supone apostar por un sindicalismo reivindicativo, de confrontación y de lucha, que apueste por la acción directa como forma de empoderar a los trabajadores y trabajadoras, frente al sindicalismo de concertación y cesión permanente que han venido practicando las burocracias sindicales en las últimas décadas y que nos ha llevado a la actual situación de postración.

La ofensiva neoliberal de los últimos años, las sucesivas reformas laborales, el brutal recorte salarial, evidencian que la patronal y los gobiernos a su servicio, no tienen ninguna intención de repartir migaja alguna con los trabajadores y trabajadoras, y que por tanto insistir en el sindicalismo de concertación por parte de las burocracias sindicales es un error cuyos resultados están a la vista.

Este 1 de Mayo hay que reivindicar la necesidad de un rearme sindical, que vuelva a dar el protagonismo a la movilización, a la participación y a la confrontación a fin de recuperar los derechos perdidos y abordar la conquista de otros nuevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *