Ante unas declaraciones en prensa por parte de Votorantim (COSMOS) y la Delegación Territorial de Medio Ambiente, la Plataforma Córdoba Aire Limpio ha salido aclarándola mediante una nota de prensa que, por su importancia, transcribimos de forma literal:

Habiendo denunciado la Plataforma Córdoba Aire Limpio que la empresa brasileña Votorantim tenía intención de ampliar el porcentaje de sustitución de material combustible tradicional por incineración de combustibles derivados de residuos (CDR: plásticos agrícolas, excepto embalajes, neumáticos, lodos de depuradoras) y así como la ampliación del número de residuos en su planta cementera COSMOS de Córdoba que motivaron diversas preguntas de los representantes de los Grupos Políticos Municipales en la Consejo Rector de la Gerencia de Urbanismo sobre los permisos que tiene dicha cementera para valorizar, la Empresa y la Delegación Territorial de Medio Ambiente, el día 25 de septiembre, realizaron unas declaraciones en los medios de comunicación que deben ser matizadas o desmentirlas rotundamente:

En primer lugar, en el artículo se afirma que “La cementera asegura que eso no significa que vaya a tomar esa medida”.

Eso mismo fue lo que declararon públicamente en los medios de comunicación social y aseguraron al Ayuntamiento (que llegó a felicitarlos por esta decisión) cuando en 2007, se tuvo conocimiento de la concesión de la Autorización Ambiental Integrada y se produjo una masiva protesta ciudadana. Ahora mismo quieren utilizar el mismo ardid para acallar las voces ciudadanas que se oponen a esta actividad; con máxima gravedad, cuando no tiene licencia municipal para realizarlo, pues el PGOU prohíbe la actividad en este lugar, y lo están haciendo con clara connivencia de los responsables políticos de la ciudad. Por lo tanto, es obvio para esta plataforma que esta declaración es totalmente incierta, pues, a los hechos nos remitimos, no tienen intención de cumplirla si logran su objetivo.

En segundo lugar, si bien es cierto que lo que realizan es una consulta lo que están pretendiendo es conseguir las previas bendiciones y beneplácito de la Administración autonómica de Medio Ambiente como paso previo para presionar a la opinión pública y a la Administración local, pues si consigue  dicha autorización, Cosmos incinerará con o sin licencia municipal, como lo están haciendo ahora.

Y, en tercer lugar, estas declaraciones viene acompañadas de otras de la Delegación Territorial de Medio Ambiente en la que se afirman que: “en principio no se definen nuevas instalaciones, aunque se indica que se podrá utilizar la actual instalación de la que dispone la fábrica de Córdoba en materia de recepción, gestión y dosificación de combustibles alternativos, o disponer de la posibilidad de ampliar su capacidad, adecuando el sistema de almacenamiento, así como los sistemas de control y dosificación a los nuevos objetivos de sustitución térmica de combustibles fósiles por combustibles derivados de residuos no peligrosos”.

Ello es el colmo de la hipocresía pues la Delegación de Medio Ambiente, con fecha 18 de agosto del 2020 ha concedido la enésima modificación no sustancial de la Autorización Ambiental Integrada consistente en:

  • Una modificación en la actual instalación de dosificación de combustible al horno de Clinker.
  • Otra modificación de la instalación de una unidad de recepción de combustibles alternativos y optimización del proceso de dosificación de combustibles alternativos al horno de Clinker.
  • La compartimentación y delimitación de una zona específica de estocada de biomasa (una superficie aproximada de 640 m2)
  • A lo que habría que añadir, y así lo contempla el propio proyecto presentado por Votorantim: “en el caso de ser necesario por logística o forma de transporte de los suministros, cabría la posibilidad de modificar/adaptar la instalación existente, y estará en consonancia con las instalaciones actualmente existentes. Análogamente se contempla la posibilidad de que esa ampliación pueda consistir en instalaciones adicionales similares a la actual con posibilidad de sistemas de recepción, dosificación y transporte (mecánico, neumático, etc.) pero equivalente a los actuales autorizados”.

En definitiva, previa a la presentación del proyecto de ampliación como paso previo para solicitar una modificación sustancial de la autorización ambiental integrada, con la que pretende ampliar la sustitución de combustible convencional por residuos hasta un porcentaje del 80% del combustible utilizado”, cuando la fábrica tiene en la autorización ambiental integrada licencia de sustitución del 44,9% y esto ya supone un volumen de emisiones de contaminantes muy elevado.