• La aprobación de esta declaración supondría reconocer la gravedad del incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero y comprometer una reducción de las emisiones en el ámbito municipal de al menos el 40 % no más tarde del año 2030, para poder conseguir cero emisiones en el año 2040.

El propósito de esta iniciativa, suscrita por 21 colectivos ecologistas, vecinales, culturales, políticos, sindicales, de jóvenes y del ámbito de la cooperación y la solidaridad, y registrada con fecha 16 de octubre, es que el pleno del Ayuntamiento reconozca que el calentamiento global del planeta es una realidad, que las advertencias de la comunidad científica son válidas y que el incremento de la temperatura media del planeta ya está causando graves daños a los ecosistemas y provocará una crisis de largo alcance si no somos capaces de contener las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los colectivos firmantes de esta propuesta se hacen eco de las advertencias de la comunidad científica internacional, que de forma unánime afirma que nos encontramos inmersos en una crisis que pone en peligro la existencia de más de un millón de especies, incluida la especie humana, como se recoge en multitud de investigaciones e informes, entre ellos los publicados por la Plataforma intergubernamental sobre Biodivesidad y Servicios de los Ecosistemas y por el Panel intergubernamental sobre Cambio Climático.

La declaración de Emergencia Climática supone que el Ayuntamiento utilice todos los recursos disponibles para afrontar la crisis climática y los problemas asociados a ésta y en concreto supone que se comprometa a:

  • Establecer los compromisos políticos, dictar las normativas y desplegar los recursos necesarios para garantizar reducciones de gases de efecto invernadero de al menos el 40 % no más tarde de 2030, para poder conseguir el balance neto en 2040.
  • Fomentar el autoconsumo eléctrico con renovables y una movilidad sostenible lo antes posible, crear espacios peatonales, promover la bicicleta y otros medios de transporte no contaminantes, reducir la demanda de energía hasta consumos sostenibles, asegurar el aumento de la eficiencia energética y de las instalaciones renovables, crear espacios educativos y de información a la población sobre la emergencia climática, alcanzar una política de “residuos cero”, afianzar la compra pública sostenible, evitar que el municipio trabaje con bancos que financien proyectos basados en combustibles fósiles.
  • Avanzar en una economía local y de proximidad, que impulse la soberanía alimentaria, la agricultura y ganadería ecológicas.
  • Desarrollar medidas concretas de adaptación de todos los barrios y barriadas periféricas del municipio a las consecuencias del cambio climático (incremento de la temperatura global, olas de calor, escasez de precipitaciones, etc.) promoviendo la bioclimatización de los edificios y de los espacios públicos con especial atención al cuidado y ampliación del arbolado urbano y periurbano.

Todas estas medidas deberán estar contenidas en un Plan Municipal específico de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático con partidas presupuestarias y compromisos plurianuales suficientemente detallados.

En cualquier caso los colectivos firmantes de esta iniciativa entienden que para poner en marcha un proyecto de este calibre es necesario contar con un fuerte compromiso ciudadano y para ello es necesario poner en marcha un proceso de educación, formación y concienciación a toda la población sobre el alcance de la crisis ecológica y el enorme cambio necesario para frenar la emergencia. Este proceso de toma de conciencia ciudadana debe estar recogido en un Plan de formación y concienciación detallado y dotado de recursos económicos y humanos para que su desarrollo y proyección sea parejo al reto de cambio de conducta en consumo energético con el que nos enfrentamos y al nuevo modelo económico y energético con el que nos vamos a encontrar.

Esta es la moción registrada para el próximo pleno municipal:

MOCION AYTO EMERGENCIA CLIMATICA