“Mil motivos para conocer a las mujeres gitanas, mil motivos para defender los derechos de todas las mujeres”

Un año más el Grupo de Mujeres Gitanas de la Fundación Secretariado Gitano, junto al resto de personas que formamos parte de esta entidad, nos sumamos a la conmemoración del 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, porque todavía nos queda mucho por alcanzar y porque nosotras también creemos firmemente que JUNTAS SOMOS MÁS. Por estos motivos, consideramos que en un día tan importante como el 8 de marzo no podemos dejar de manifestar nuestro apoyo y compromiso con la defensa de los derechos de todas las mujeres y específicamente con la igualdad de las mujeres gitanas.

En 2016 se inició un programa ambicioso en esta línea de trabajo, el Programa Calí, de promoción de la igualdad de oportunidades e integración socio‐laboral de las mujeres gitanas, y atención a la múltiple discriminación, cuyos principales objetivos son;  promover la igualdad de oportunidades para la inclusión social y el acceso al mercado de trabajo a través de itinerarios socio‐laborales personalizados; promover la igualdad de género entre mujeres y hombres, rompiendo barreras culturales, incorporando en sus entornos la conciliación, y sensibilizando sobre la violencia de género, apoyando a las víctimas; y promover la igualdad de trato, luchando contra toda forma de discriminación y asistiendo a las víctimas. Sin embargo, es necesario poner de manifiesto las barreras a las que se siguen enfrentando las mujeres gitanas, la discriminación múltiple como grupo étnico dentro de la sociedad española, padeciendo una situación diferente con respecto a la mayoría, viéndose afectada en una triple faceta: por ser mujer en una sociedad patriarcal, por pertenecer a una minoría que recibe la peor valoración social y por pertenecer a una cultura cuyos valores de género están asociados a la función de madre y esposa, disminuyendo sus posibilidades de promoción

Somos conscientes y sabemos que, los roles de género, los cuidados y la conciliación laboral afectan más a las mujeres, que la precariedad y la temporalidad laboral nos afecta más que a los hombres, que vivimos en una sociedad patriarcal donde por distintas causas las mujeres todavía no contamos con las mismas oportunidades que los hombres ni el mismo trato. Somos conscientes de que formamos parte de una sociedad en la que las violencias hacia las mujeres y las jóvenes no desaparecen, y en el que la desigualdad sigue afectando a muchas personas.

Para muchas mujeres, ser gitana puede implicar enfrentarse a un camino con barreras y dificultades. Todavía una gran mayoría social nos sigue asociando a una imagen anclada en estereotipos que no deja mostrar nuestra gran diversidad. Esta imagen nos presenta como alejadas de espacios y cuestiones económicas, sociales, políticas y culturales. Estas cuestiones nos interesan, queremos ser y somos parte activa de la sociedad, aportar, decidir, en definitiva, contribuir a la construcción de un modelo social común para todas y para todos.

Esos estereotipos impiden además, que se nos mire como nosotras deseamos, como somos de verdad, esto es, como profesionales, como estudiantes, como universitarias, como vecinas, como madres con hijos/as, como solteras, como feministas, como profesoras, como defensoras de las injusticias sociales, como mujeres en contra de la violencia de género, como mujeres que quieren una educación de calidad y una escuela no segregada, mujeres defensoras del empleo digno, mujeres que dicen no al techo de cristal, defensoras del derecho a la igualdad y a la diferencia, etc.

Porque queremos una sociedad más justa y más igualitaria, en un día como el 8 de marzo, tampoco podemos dejar de denunciar la discriminación racial o étnica de la que siguen siendo víctimas muchas personas gitanas, y también muchas mujeres sobre todo en los supermercados, en los centros comerciales, en las escuelas, en el acceso a un empleo digno, en el acceso a la vivienda, etc. Una vez más los prejuicios y los estereotipos fuertemente enraizados en nuestra sociedad, impiden construir un puente de esperanza por una sociedad más intercultural y cohesionada.

El Grupo de Mujeres Gitanas con este comunicado queremos hacer un llamamiento y exigir a todos los poderes públicos y privados e instituciones responsables, también a la sociedad en general, para que se comprometan en la reversión de todas las situaciones que supongan desigualdades. Pedimos que se impliquen de manera efectiva y real en el desarrollo e implementación de medidas apropiadas para erradicar las causas de esta desigualdad.

Pedimos la puesta en marcha de medidas que impulsen la Igualdad de género de todas las mujeres en el empleo, la educación, la participación política y social, contemplando la realidad de las mujeres gitanas.

Por todo ello, y porque no podemos desistir en la defensa de derechos, este 8 de marzo os damos mil motivos para conocer a las mujeres gitanas y mil motivos para defender los derechos de todas las mujeres.

“Somos mujeres que sentimos, que luchamos y queremos alcanzar una Igualdad real y efectiva”.