Nuestra amiga Ruth Speight, se encuentra en estos momentos en Brasil con una beca de prácticas en la que acompaña al Centro de Cultura Indígena de la universidad. Alertada por la situación que va a acontecer y ante la falta de información real de lo que allí va a pasar, nos envía un comunicado para conocimiento de la audiencia de Paradigma. Hoy, día 24 de abril, se va a llevar a cabo la mayor concentración de indígenas en la capital, Brasilia y el presidente del país, el ultraderechista Jair Bolsonaro, no dudará (como ya ha hecho ver) en usar la violencia para reprimirla. Se espera que haya una gran conflictividad.

Reproducimos el comunicado de Ruth esperando que no se cumplan las predicciones, pero con la seguridad de que, en caso de que ocurran, Paradigma las reflejará fidedignamente.

La acampada Terra Livre es un encuentro de Indígenas a nivel nacional en Brasil que lleva aconteciendo desde 2004. En este espacio la población indígena hace visible la vulneración de sus derechos y da a conocer al gobierno sus necesidades de manera pacífica, como son la demarcación de tierras, defensa de las mismas para poder habitarlas y vivir, mantenimiento de bolsas y becas para estudiantes, posibilitar el acceso a la universidad, respeto a la diversidad,…
Este año, durante los días 24, 25 y 26 de Abril; se espera la afluencia de hasta 5 mil indígenas, los cuales acamparán en la explanada de los ministerios donde serán recibidos por la Fuerza Nacional. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro ha autorizado, de manera anticipada, al cuerpo militar para que asegure la Explanada de los Ministerios y la Plaza de los Tres Poderes Públicos. De esta forma, Bolsonaro intentará impedir que se realicen las manifestaciones planificadas, cueste lo que cueste.
Durante las últimas semanas el gobierno brasileño ha lanzado públicamente mensajes de desprecio y humillación hacia las comunidades indígenas menospreciando así su tradición cultural y generando un clima conflictivo en contra de ellos. A través de los medios de comunicación se ha ofrecido a la población brasileña una visión distorsionada de la realidad intentando negar así el derecho a la libre expresión y manifestación de 900.000 indígenas censados en el país y pertenecientes a 240 comunidades diferentes.
Se espera que la situación sea desoladora con altos niveles de represión poniendo en grave peligro la integridad de las personas manifestantes. La violencia con la que Jair Bolsonaro pretende frenar el ejercicio de la libertad de los diferentes colectivos es solo una muestra de lo que actualmente está sucediendo a nivel global. Debemos dar visibilidad a lo que desde la política autoritaria se pretende ocultar.
Por estos motivos pedimos la difusión y apoyo a este mensaje. Que se mantenga la atención hacia Brasilia durante los días anteriormente citados, con el objetivo de dar respaldo a la lucha por los derechos humanos que actualmente está sucediendo en Brasil, de manera internacional.

A 23 de Abril de 2019, São Carlos, Brasil.