• El denominador común en todos los barrios es combinar actividades de sensibilización (charlas, talleres, mesas informativas,…) y la elaboración de propuestas de adaptación para presentar a las administraciones.

El proyecto Barrios por el clima, que comenzó su andadura en noviembre de 2018, está presente ya en seis barrios de Córdoba y va alcanzando una magnífica velocidad de crucero. Actualmente ya se ha afianzado en Santuario, Fidiana, Fátima, Campo de la Verdad, Moreras y San Agustín.

En este proyecto participan consejos de distrito, asociaciones vecinales, Ampas, asociaciones culturales, juveniles, de mujeres, centros escolares y colectivos de otra naturaleza. En algunos barrios incluso se han incorporado al proyecto colectivos que trascienden el ámbito de barrio, como Ingeniería sin Fronteras y ADSAM en la zona de Moreras, y Colectivo Silesia en Fidiana.

En cada barrio este proyecto se expresa de forma diferente en función de las características propias del barrio, pero en todos ellos hay un denominador común que es trabajar dos grandes líneas:

-Por un lado la ejecución de iniciativas encaminadas a sensibilizar y concienciar sobre los peligros asociados al incremento de las temperaturas provocadas por las emisiones de gases de efecto invernadero.

-Por otro lado, y a la vista de que las consecuencias del cambio climático se están haciendo sentir ya y serán más duras en los próximos años, la necesidad de poner en marcha iniciativas de adaptación de los barrios y de las viviendas a las altas temperaturas.

En este sentido, todos los barrios coinciden en la necesidad de multiplicar la plantación de árboles que den sombra y refresquen el ambiente, instalar toldos y sombra artificial allí donde la vegetación sea insuficiente, sustituir superficies duras (fundamentalmente granito) por superficies permeables, etc. El lema genérico que resume la filosofía del proyecto y lo simboliza es “Plantemos ahora los árboles que nos darán sombra dentro de 20 años”. También se está trabajando mucho la necesidad de reclamar a las administraciones una mayor dotación económica a la rehabilitación climática de viviendas, pues en muchos barrios nos encontramos incluso con viviendas con tejado de fibrocemento, la conocida como Uralita, una cubierta extremadamente ineficiente en aislamiento y muy contaminante por su alta composición de amianto, un compuesto altamente cancerígeno.

Barrios por el clima es un proyecto financiado en el marco del proyecto europeo “NO hay un PLANeta B” (CSO-LA/2017/388-137) del Programa de Educación al Desarrollo y Sensibilización (DEAR) de la Comisión europea. Este proyecto europeo, implementado en Andalucía por el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad internacional_ FAMSI, busca como lo indica su denominación a concienciar a la ciudadanía, organizaciones de la sociedad civil, gobiernos y medios de comunicación de la necesidad de extremar las medidas para conservar el planeta en las mejores condiciones, pues no tenemos recambio.