Córdoba, de 2007 a 2017. La pobreza endémica amenaza a la ciudadanía

Ocho años de crisis económica han servido para poner en práctica políticas de austeridad destinadas a recortar derechos que han generado una sociedad más injusta, incrementado los niveles de pobreza, el número de personas en exclusión y ha ensanchado la brecha social. Córdoba con más de un 30% de paro, un alto índice de empleo sumergido y poca industrialización ha estado más expuesta a esta crisis económica, convirtiéndose la ciudad en la capital de España con mayor riesgo de pobreza.

Laura Carmona

Publicado en febrero de 2017 en el Número 2 de la edición impresa

Foto: Ana Carbonero

 

Córdoba hoy se sitúa como la capital española con mayor población en riesgo de exclusión social. Este dato, que arroja un estudio realizado por AIS Group con datos del Instituto Nacional de Estadística en base a los indicadores sociodemográficos de Habits Municipios, señalan que el 37,2% de la población cordobesa vive en riesgo de exclusión frente al 22,1% de la media española. En estos años de crisis, la situación en la ciudad se ha agravado hasta el punto que se da aunque el Ayuntamiento ha aumentado en un 85% la financiación de Servicios Sociales de la establecida en el año 2007, una inversión que asciende a más de 24 millones y medio de euros,  seis millones más que en 2015 y 400.000 euros más tras la negociación con Ganemos, con un aumento de ayudas de emergencia, incremento del presupuesto para planes de empleo o en ayudas al alquiler, la luz y el agua. “Hay que aumentar el personal para poder ofrecer una respuesta que difiera del asistencialismo, si no las personas que trabajan en el área están dedicadas a las emergencias por lo que hay demandas importantes a las que no damos solución al estar desbordados de urgencias.” declara Rafael del Castillo, delegado de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba. La población acude a su administración más cercana a reclamar ayuda pese a que sea limitada la capacidad que tiene el Ayuntamiento para transformar esta situación que reclama un cambio estructural. “Mientras no haya renta básica o trabajo garantizado, trabajaremos de manera asistencial y no en cómo mejorar la suficiencia. Podemos ayudar a pagar el alquiler, la comida… pero no tenemos capacidad como Ayuntamiento de generar otras estructuras económicas que son potestad del Estado como cambiar las políticas de empleo nacional.” argumenta Del Castillo.

La desigualdad sigue aumentando. Mientras 15.000 cordobesas y cordobeses viven con menos de 300 euros al mes, más de 6.000 declaran ingresos que superan los 3.000 euros

En la actualidad la desigualdad es mayor que nunca, mientras 15.000 cordobesas y cordobeses viven con menos de 300 euros al mes, más de 6.000 declaran ingresos que superan los 3.000 euros según los datos extraídos del Estudio sobre Pobreza Energética encargado por Vimcorsa, la empresa municipal de viviendas de Córdoba. Aparecen otros datos preocupantes, más de un 40% de la población no puede permitirse poner la calefacción o el aire acondicionado y a una de cada diez le han cortado la luz al menos una vez. Las cifras son demoledoras. Según los datos recogidos en las Memorias de Gestión de Servicios Sociales, las demandas de cualquier tipo de ayuda han pasado de 14.559 en 2007 a 24.348 en 2015. En 2007 las ayudas económicas familiares ascendieron a 455 mientras que sólo de enero a octubre de 2016 alcanzaron 1.410 y las ayudas de emergencia social pasaron de 574 a 2.247. Las familias con miembros parados de larga duración que se han acercado a los servicios han pasado de 200 a más de 2.000 en nueve años y sin posibilidad de acceder a alimentos de 290 a 2736 mientras, cerca de 4.500 familias carecen de ingresos para subsistir. Aunque crece el presupuesto y las iniciativas, el personal se ha reducido en veinticinco personas para dar demanda a diez mil expedientes más.

Foto: Ana Carbonero

Así, personas como Rosa, siguen a la cola esperando alguna prestación. Tras año y medio en el paro, sin ingresos de ningún tipo, separada con dos hijos, come en el comedor del Rey Heredia que asume la labor de dar un plato de comida a 60 personas diariamente. Rosa montó una empresa de transportes con seis empleados. Durante los primeros años ingresaba alrededor de 4.000 euros mensuales. S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.