Córdoba en el mundo, Córdoba´s en el mundo

Como un soplo de aire, Córdoba irradia su presencia por medio mundo.

Consejo de Distrito Sureste

Publicado en Diciembre de 2017 en el Número 9 de la edición impresa

Y es que ya sea por iniciativa de los fundadores como forma de honrar a personas ilustres como el caso del virrey Diego Fernández de Córdoba, en el estado de Veracruz, México, o para recordar la Córdoba original, o para homenajear a personas nacidas en Córdoba o de apellido Córdoba, como el militar Colombiano “Héroe de Ayacucho”, José María Córdova, el nombre de nuestra ciudad cobra presencia de muy diversas maneras: Córdoba, Córdova, Los Córdobas, Las Córdobas, Paso Córdoba, Departamento Córdoba, etc.…

En muchos países

Así, Córdoba está presente de manera muy especial y extensa en el continente americano – desde Argentina hasta Alaska, pasando por México, Colombia, Venezuela, Perú y Estados Unidos- llegando, incluso, hasta el archipiélago de las islas Filipinas.

En América Latina

Argentina, con cuatro localidades con el nombre de Córdobas, es el país que dispone de más ciudades con este nombre. Una, en la provincia de Córdoba, en Tucumán, en Corrientes y en Río Negro. La más importante es la capital de la provincia del mismo nombre y segunda ciudad Argentina después de Buenos Aires. Con 1,3 millones de habitantes es una afamada ciudad de larga tradición universitaria, que desde su fundación en 1613, goza de un gran prestigio en todo el continente americano. Fue fundada en 1573 por el adelantado Jerónimo Luis de Cabrera con el nombre de Córdoba de la Nueva Andalucía en homenaje a su esposa de ascendencia cordobesa. El adelantado, da nombre a un colegio público en el Sector Sur de nuestra ciudad.

Las otras tres ciudades, se localizan una en la provincia de Río Negro al norte de la Patagonia y que toma su nombre de un barquero español llamado Antonio Córdoba.
Villa Córdoba conocida como “Estación Santa Lucía”, en la provincia de Corrientes y Los Córdoba, en la provincia de Tucumán, que toma su nombre de una familia de apellido Córdoba son las otras dos ciudades argentinas.

En México, la Córdoba situada en el estado de Veracruz, con casi 200.000 habitantes, es la cuarta ciudad de un estado que llega ya a los 120 millones de habitantes.
Fundada en 1618 durante el reinado de Felipe III, su nombre honra al virrey y marqués de Guadalcázar, Diego Fernández de Córdoba.

Otras Córdobas jalonan el continente americano desde Colombia con tres municipios y un departamento que hacen homenaje a familias de apellido Córdoba o al héroe, líder rebelde y prócer de la independencia de América, el general José María Córdova, a Perú, que con dos pueblos en este caso con la letra V, toman su nombre de Córdova y otras dos localidades en Venezuela que en este caso escriben el nombre de Córdoba con b.

Dando un salto a los Estados Unidos, son hasta ocho las Córdova que se reparten entre los estados de Alabama, Tenessee, Nuevo México, Illinois, Carolina del Norte y del Sur, de California y Alaska. En este último caso, llama la atención la ciudad fundada en la desembocadura del río Copper por el explorador español Salvador Fidalgo en 1790, que bautizó el lugar con el nombre de Puerto Córdova.

Hasta Filipinas, país de 103 millones de habitantes, llega Córdova, dándole nombre a tres ciudades, siendo la más populosa, con 60.000 habitantes, la localizada en la provincia de Cebú en la Isla de Mactán.

“La Casa de las Córdobas”: Un proyecto vecinal de envergadura internacional

Ser Córdoba la ciudad matriz que da identidad a otras muchas ciudades y con ello a millones de personas en el mundo, le da al proyecto una enorme fortaleza patrimonial, convirtiendo a nuestra ciudad en el motor de una construcción colectiva a uno y otro lado del océano Atlántico de enormes posibilidades tanto en el plano humanista, estrechando lazos con pueblos con los que compartimos lazos afectivos, lengua y cultura, como en otros de notable interés económico y de desarrollo. Este es el marco donde un sector vecinal de nuestra ciudad, junto a otros y más que deberán llegar, ha hecho una apuesta decidida vinculando “La Casa de las Córdoba” a su identidad como proyecto que otorgue lazos de unidad entre la ciudadanía, sus espacios de convivencia y la cultura.

Esta es la causa y origen de que en Córdoba, a modo de personas pioneras, surja esta iniciativa de trabajar para tender puentes que unan los países y ciudades, en especial las iberoamericanas, que entiendan la marca Córdoba como ese activo donde compartir intercambio de conocimiento y oportunidades gracias a cuantas iniciativas puedan combinar cultura, emprendimiento, economía y turismo.

Un proyecto global que exportará nuestras esencias y fortalezas e importará conocimiento y nuevas experiencias. Esa es la intención con la que ha nacido el proyecto de “La Casa de las Córdobas”.

De cómo surge la idea hasta convertirse en el proyecto que ya ha cobrado naturaleza, los motivos detallados para emprenderla y los agentes que han emprendido la andadura original enfrentándose a las dificultades propias de cualquier idea que quiere hacerse hueco entre otras y que han apostado por compartirlo hasta su consecución, hablaremos en un próximo número de Paradigma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.