Córdoba Laica.

Ante la protesta de algunas familias del colegio público Federico García Lorca de Fuente Palmera, instigados por el párroco del pueblo, por la no aprobación de la visita del Obispo a dicho centro, Córdoba Laica manifiesta:

  • Reconocimiento a la mayoría de ese Consejo Escolar por cumplir con su obligación de institución pública de un Estado aconfesional en un sistema de enseñanza de una comunidad cuyo Estatuto afirma que “es laico”.
  • Asombro porque la Delegación de Educación deje al arbitrio de los Consejos Escolares el incumplimiento de normas constitucionales y mire para otro lado ante los continuados atropellos doctrinarios en los centros educativos, como es el caso reiterativo de las visitas del Obispo. Recordamos que sus propias instrucciones indican que si se producen dichas visitas deberán hacerse solo en horario de la asignatura de Religión exclusivamente con el alumnado que la imparta en ese momento, lo que es incumplido sistemáticamente alterando el funcionamiento de todo el centro y la programación de las demás materias.
  • Denuncia por la invasión de simbología y celebraciones religiosas, fundamentalmente católicas, en los centros públicos de enseñanza de nuestra provincia. Esto contradice los propios objetivos de la educación, tanto en sus contenidos científicos como en los valores formativos de inclusión, no segregadores y no sectarios.
  • Temor de que la escuela pública, en pleno siglo XXI, retroceda a modelos preconstitucionales que se regían por la doctrina de la religión obligatoria del Estado, y el aprendizaje en la fe se priorice y ocupe los espacios y los tiempos del conocimiento científico y las competencias personales.

En una sociedad europea avanzada la escuela debe formar personas ciudadanas con valores generales, sin segregación de grupos por sus afinidades religiosas o de otra índole. Hechos como estas visitas del obispo, o representante de cualquier otra religión, o la existencia de una materia de religión, son anacrónicas y propias de estados teocráticos. En los estados democráticos el espacio del adoctrinamiento religioso son los templos; y los centros educativos el lugar del aprendizaje científico y la convivencia integradora para la formación de ciudadanos y ciudadanas libres, preparadas y tolerantes.

Córdoba Laica insta a la Delegación de Córdoba a velar por el cumplimiento de las normas constitucionales y del Estatuto de Andalucía, a no permitir intromisiones doctrinarias como estas visitas y sancionar los incumplimientos tantas veces denunciados.