Desigualdad social

Colectivo PROMETEO

Publicado en diciembre de 2016 ene l Número 0 de la edición impresa

Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), España gasta el doble en beneficios sociales para los más ricos que para los más pobres. Mientras que en los grandes medios de comunicación nos venden la idea de que la crisis se ha generado espontáneamente y que hay poco dinero, la realidad, ofrecida por organismos internacionales, es que hay dinero, mucho dinero, pero se reparte en función de una ideología: la neoliberal, que busca la riqueza para unas pocas personas a costa de la pobreza de la mayoría de la sociedad. Y todo ello, con dinero público. Según la OCDE, en España, el 20% de la población de renta más baja recibe apenas un 10% del total del gasto público social, mientras que el 20% de población más rica recibe algo más del 25%. Es decir, el gasto público, tal como está diseñado en España, tiene efectos regresivos y no permite redistribuir la riqueza, sino al contrario. Datos que contrastan con los de países como Noruega y Dinamarca, donde el 20% más rico recibe un 10% y el 20% más pobre en torno al 40%. España, según datos de Eurostat (Oficina Europea de Estadística) con 6.026€ por persona, está muy por debajo en el gasto público social respecto a la media europea (7.600€ por persona), e incluso por debajo de Grecia. Países como los antes mencionados dedican en torno a 10.000€ por persona. Lo curioso es que, en renta per cápita, España sí que está en la media de la Unión Europea, es decir, hay riqueza para cambiar y mejorar la recaudación y el gasto público, así como la distribución del mismo.

Mientras que en España hay ya más de un 50% de las personas desempleadas que no reciben ninguna ayuda, el dinero público sigue desviándose hacia las grandes empresas y fortunas.

Rosa María.

En la familia, el marido y la hija están desempleados. Cada uno de ellos percibe 426€ de ayuda que están a punto de acabar. Ella acaba de empezar a trabajar y va a cobrar otros 400€ al mes. Su marido está parado desde 2007. Son tres y un bebé que viene de camino. Hace milagros a diario. Dice que no tiene nada que envidar a la Virgen de Lourdes. Le faltan las palabras para opinar sobre el que el Estado rescate a los bancos y no a las personas. Ellos viven en números rojos siempre y no puede darle a su familia mejores condiciones de vida. Le pide al gobierno que se porte “una chispita, solo una chispita” mejor con los desempleados. Porque “no somos parásitos”, dice. “Queremos trabajar y aportar. Y lo que hay es trabajo basura para los jóvenes porque el Estado lo subvenciona y paro para los mayores de 40 porque de ellos ya nadie se preocupa”.

José cobra una pensión de 366,90€ por una minusvalía y de eso le tiene que pasar a su ex 130€ de manutención.  Le quedan 230€ para él y su nueva pareja, que tiene un niño. Su pareja no ingresa nada. Lleva desde 2003 en el paro. Estuvo en la ONCE pero lo dejaron parado por no llegar a los objetivos de venta que le exigían (260 cupones diarios y 300 y pico los viernes) Se considera joven y ve el futuro muy mal. No sabe expresar qué piensa cuando ve como la gente rica recibe dinero en forma de ayudas de Europa, o los bancos, con los rescates. “Y ahora quieren quitar la pensión doble”. Todo lo que recortan es de los que menos tienen, en vez de ayudar a salir del atolladero y recuperar su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.