Con motivo del Día Mundial del Agua, Ecologistas en Acción presenta su informe “Saneamiento y depuración en el litoral del Estado español. Análisis del año 2019”, donde analiza 288 Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) del litoral y del Dominio Público Marítimo-Terrestre (DPMT) de todo el Estado español. En Andalucía se han analizado 83 EDAR, de las que el 62,65% (52) cumplen la norma, el 28,92% (24) son conformes y el 8,43% (7) o están fuera de servicio o no hay datos o éstos son insuficientes para determinar su grado de conformidad.

Las conclusiones finales están supeditadas a la ausencia de datos aportados por la Consejería entre los meses de abril a julio, a consecuencia de la caducidad del contrato con la empresa encargada de realizarlos en años anteriores. Es muy probable que la valoración final de determinadas EDAR que ahora son conformes no se corresponda con la realidad, debido a la ausencia de muestras durante los meses donde se incrementa la población estacional.

Una EDAR -Estación Depuradora de Aguas Residuales- es una infraestructura donde se recogen y tratan las aguas residuales e industriales asimilables a urbanas, en las cuales se realizan una serie de tratamientos físicos, químicos y biológicos para depurar el agua. Desde aquí, el agua se devuelve al medio receptor teniendo que cumplir con los límites establecidos en su autorización de vertidos así como los objetivos de calidad fijados en la planificación hidrológica. Con motivo del Día Mundial del Agua,

Ecologistas en Acción Andalucía presenta por primera vez un Informe en el que se analizan los parámetros de contaminación de las Aguas Residuales Urbanas (ARU) de las EDAR del litoral y Dominio Público Marítimo-Terrestre (DPMT) de todo el Estado español

En este primer informe, para Andalucía, se ha analizado los datos de 2019 correspondientes a 76 EDAR de un total de 83 de más de 2.000 habitantes-equivalentes (h.e.) que vierten sus efluentes al litoral(directamente o a través de emisarios submarino) y al DPMT. En Andalucía estos datos son públicos y accesibles a la ciudadanía a través de la Red de Información Ambiental de Andalucía (REDIAM).

En el documento se analizan los valores de los parámetros de contaminación establecidos en el Artículo 5 del RD 509/1996: sólidos en suspensión (SS), demanda bioquímica de oxígeno a cinco día (DBOs) y demanda química de oxigeno (DQO), para las aglomeraciones urbanas superiores a 2.000 h-e. Además la base del Artículo 6 de dicho RD, también se han analizado los valores de fósforo y nitrógeno de las depuradoras que se sitúan en zona sensible.

Además se ha estudiado los límites establecidos para cada  uno de esos parámetros en las correspondientes autorizaciones de vertido, un documento que constituye el verdadero estatuto jurídico de una depuradora Es esas autorizaciones es donde se concreta la forma de medición y las concentraciones o porcentajes mínimos de reducción de la contaminación en el efluente.

 

Hay que señalar que las sus proporcionadas por la Consejería correspondientes al año 2019 “no son completas”, sino que en “todas hay ausencia” de al menos cuatro meses, los que van desde abril a julio y que coinciden con el aumento de la población estacional en muchas localidades litorales.

Esa ausencia es debida a la caducidad del contrato que existía con la empresa encargada de realizar los muestreos en años anteriores. Este dato puede estar influyendo en las conclusiones finales sobre algunas depuradoras con historial de mal funcionamiento y que aquí aparecen como conformes a norma.

De las 83 EDAR analizadas, el 62,65% (52) son conformes a normativa y el 28.92% no lo son. Por su parte, hay 7 depuradoras (8,43%) de las que o bien no se aportan datos, o estos son insuficiente o directamente están fuera de servicio.

Pero como la organización ecologista ha mencionado anteriormente, el porcentaje de depuradoras no conformes puede ser mayor si se hubiera podido analizar las muestras de los meses de abril a julio, tradicionalmente problemáticos en muchas infraestructuras costeras, “incapaces de tratar correctamente” e aumento de volumen de agua residual vinculado a fenómenos de estacionalidad. Es decir, muchas de estas EDAR cumplen gran parte del año. pero “no cuando aumenta la población en determinados meses”.

Por provincias, Granada es la única que no cuenta con EDAR no conformes, seguida de Málaga con solo una. Por su parte Sevilla y Cádiz está prácticamente al 50% de las que cumplen como las que no lo hacen. En Huelva solo hay 4, la mitad de las analizadas Y en Almería 4 no conformes. En el caso de Sevilla, las que incumplen son las de la capital, que además están inmersas en un procedimiento de Diligencias de Investigación Penal por presuntos delitos contra el medio ambiente.

A pesar de que en los últimos meses, desde la Dirección General de Infraestructuras del Agua, se ha dado un fuerte  impulso a la licitación de obras en Andalucía, tanto nuevas EDAR como adecuaciones, ampliaciones, agrupaciones de vertidos, conexión de núcleos o construcción de colectores, la realidad es que numerosas depuradoras del litoral necesitan adecuar sus actuales instalaciones a tratamientos más rigurosos para eliminar los nutrientes. Se necesita la implantación de sistemas terciarios que eliminen tanto la carga orgánica residual como otros contaminantes como el nitrógeno y el fósforo.

Para ello, la organización ecologista exige a las administraciones que aumenten los esfuerzos en licitar las actuaciones pendientes por ejecutar, tanto las declaradas de interés autonómico en 2010 como las de interés estatal. “No se pueden tolerar” demoras de más de 25 años para construir EDAR como en el caso de Nerja en Málaga, que “al final s acaban convirtiendo en expedientes sancionadores” por parte de Europa que acabamos pagando todos.

Ecologistas en Acción considera que aunque muchas EDAR depuran y vierten los efluentes con los parámetros exigidos en su autorización de vertido, considera que hay otros compuestos más peligrosos para el medio ambiente e incluso para la salud humana que deberían tratarse antes de ser vertidos. Hablan de micropolucionantes como plaguicidas, disruptores endocrinos, metales, fármacos, agentes tensoactivos, antisépticos, drogas, microplásticos, sustancias emergentes y prioritarias,…

La organización ecologista exige cambios normativos para que en las depuradoras, las aguas residuales urbanas e industriales asimilables a éstas realicen tratamientos “más exigentes” para evitar el deterioro creciente del litoral y de las masas de agua costera.

Informe ‘Saneamiento y depuración en el litoral del Estado español. Análisis del año 2019.’