El Club muestra su compromiso con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible con el lanzamiento de la segunda iniciativa “Ven al baloncesto en transporte SOStenible”

Recientemente hemos comprobado cómo hay instituciones a las que el terrible problema climático les trae sin cuidado y hacen un abuso terrible de su poderío económico para contribuir al desastre ecológico que llevamos ya tiempo viviendo. El Real Madrid de fútbol realizó un viaje de ida y vuelta a Salamanca, de poco más de 200 km. por trayecto, en avión, cuando en autobús les hubiera supuesto menos tiempo y, las dos horas de duración del viaje tampoco creemos que hubieran hecho mucha mella en sus futbolistas “galácticos”, que jugaban, además, con un equipo que defiende el fútbol popular desde la base y que juega en la 2ª división B.

Afortunadamente, en nuestra ciudad, donde desde los colectivos ecologistas y vecinales se viene trabajando intensamente en la reversión de medidas que contribuyen al cambio climático y, de forma más inmediata, a la alta contaminación que sufre Córdoba, hay ejemplos desde el deporte diametralmente opuestos al del Real Madrid. El Club Baloncesto Ciudad de Córdoba, dentro de su programa de acción social “Espíritu Ciudad de Córdoba”, en colaboración con la iniciativa de la Federación Andaluza de Baloncesto “Basket SOStenible”, ha puesto en marcha un programa que pretende “sensibilizar a todo el club sobre la importancia de cuidar nuestro medio ambiente y como con los cambios de hábitos en nuestra movilidad y con pequeñas iniciativas podemos hacer mucho por una ciudad más sostenible y saludable”.

Desde el club, precisamente, se alude a los datos facilitados por la Junta de Andalucía en su último Informe de Medio Ambiente de Andalucía. En ellos, Córdoba respira aire de mala calidad muchos más días que el polo químico de Huelva o que la zona industrial de la Bahía de Algeciras. La pésima calidad del aire de nuestra ciudad, denuncian desde el club, “queda reflejada con un 15% de días en los que el aire no es admisible para la salud humana”. Y es que el mencionado informe recoge que en las zonas de la Bahía de Cádiz y las áreas metropolitanas de Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla la principal causa de contaminación es el tráfico rodado.

El Club Baloncesto Ciudad de Córdoba anuncia que durante los próximos meses realizará una campaña de sensibilización en la que se impulsará la utilización de medios de transporte sostenibles, que llegará a todos los equipos del club federados y municipales y a todas las escuelas deportivas que en la actualidad llevamos por toda la ciudad. Invitaremos a todas nuestras chicas, chicos, entrenadores y familias a acudir a los entrenamientos y partidos caminando, en bicicleta, autobús, patines y en el peor de los casos utilizando coches compartidos. Gestos que supondrán cambiar de hábitos en relación a nuestra forma de desplazarnos por la ciudad. “Informaremos a todos los estamentos del club de las líneas de autobuses cercanas a las pistas de entrenamiento y partidos, así como la proximidad a los carriles bici existentes y recompensaremos a los dos equipos que más hayan cambiado de hábitos en los próximos meses”, señalan desde el Club.

“Estamos convencidos en C.B.E. Ciudad de Córdoba que los próximos años serán claves y decisivos en la lucha contra el cambio climático, en el cuidado del medio ambiente y nuestro entorno. Nos jugamos nuestro futuro y el de las siguientes generaciones. Por ello, desde el baloncesto y desde nuestro club, tenemos una responsabilidad social y debemos aportar nuestro granito de arena con actitudes personales y colectivas por un medio ambiente sostenible, porque es posible otra forma de actuar. Seguimos apostando por el cuidado del medio ambiente y el clima, e invitamos a todos los clubs deportivos de la ciudad y provincia a que reproduzcan nuestra iniciativa de transporte sostenible e inviten a sus deportistas y familias a utilizar otras formas de transporte que permitan unas ciudades más saludables y sostenibles. Las generaciones futuras nos lo agradecerán”, concluyen desde este club deportivo de base que debe servir de ejemplo en las actitudes individuales y colectivas de todos y todas nosotras, y que nos impulse a exigir las medidas que le corresponden a las instituciones públicas para parar la debacle, ya tan cercana, que se nos avecina como especie humana.