• En nota de prensa, el Colectivo se congratula de no ser ya el único que protesta contra este tipo de espectáculos.
  • Destacan el descenso importantísimo de afluencia a eventos en los que se maltrata a los animales.
  • Lamentan que, en vez de que no pudieran entrar menores de 18 años a las plazas, incluso se utilicen a estos como protagonistas.

Transcribimos a continuación, integramente, la nota de CACMA:

El Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal (CACMA) lleva varios años invitando a la opinión pública a rechazar este tipo de homenaje a la mujer cordobesa, afortunadamente a día de hoy ya no es CACMA la única que protesta por este tipo de espectáculos, sino que muchas entidades tanto de Córdoba como de Andalucía y el resto del estado español se han unido a nuestro llamamiento en apoyo a nuestra petición del cese de la becerrada homenaje a la mujer cordobesa.

Las 169.291 mujeres de Córdoba (según los datos del instituto de estadística y cartografía de Andalucía) estaban representadas el domingo frente a la plaza de toros por las mujeres pertenecientes al Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal (CACMA) más las mujeres de las entidades que asistieron a la concentración repulsa que organizamos desde nuestra entidad por tal becerrada homenaje y la instalación, por segundo año consecutivo, de un palco infantil durante la feria taurina de Córdoba, a excepción de esa veintena o treintena de mujeres(por regla general familiares y amigos asiduos al coso taurino) que en ningún caso representan a la mujer cordobesa, aunque lamentablemente tengan el mal gusto de ser taurinas y desgraciadamente de Córdoba.

La afluencia de mujeres en el homenaje hecho por los tauricidas no refleja que represente a ninguna mujer, ni de Córdoba, ni del pueblo más pequeño de nuestra geografía. Esta salvajada, que se viene celebrando durante tanto tiempo y que CACMA lleva rechazando a voces de mujeres durante varios años consecutivos, tiene que llegar a su fin. No podemos homenajear el saber, la inteligencia y la empatía de una mujer, con una becerrada donde las pobres crías de toro son masacradas por tres inexpertos chavales a los cuales se les homenajea con orejas y rabo como si eso se regalase en el mercadillo de la plaza.

¿A quién representa esto realmente, a un grupo de fanáticos de la humillación, tortura y muerte de pequeños becerros o a una afición taurina de Córdoba la cual no asiste a ese espectáculo tan dantesco? ya de por sí la afición cordobesa va desapareciendo año tras año a pasos agigantados, ya no saben qué hacer para poder llenar una plaza, son estos mismos espectáculos los que hacen que los verdaderos aficionados que aún quedan en la provincia no acudan y rechacen categóricamente estos, repetimos aunque seamos insistentes en ello, dantescos espectáculos.

Es por ello que desde CACMA-Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal-solicitamos no sólo ya al equipo de gobierno del excelentísimo Ayuntamiento de Córdoba, sino a la Junta de Andalucía y a todas las entidades sociales de la provincia, que se manifiesten abiertamente para que se dejen de realizar este tipo de actos, para que nunca más nos sintamos los cordobeses avergonzados de ver el nombre de nuestra ciudad en un homenaje criticado por toda la sociedad del estado español.

Una ciudad que mantiene vivos cuatro patrimonios de la Humanidad no puede ni debe oscurecerlo con el patrimonio de cuatro tauricidas viendo torturar becerros y mucho menos la herencia que le estamos dejando a esa veintena de niños llevados por sus padres a ver tan atroz espectáculo cuando esos niños deberían ver esos cuatro monumentos, conocer bien la historia de su ciudad y ver como esta ciudad ha ido evolucionando socialmente hasta dejar la plaza de toros vacía como se encontraba el pasado domingo.
Porque la cultura no es ver morir públicamente a estos becerros, es verlos vivir, el arte es creación y no destrucción y la tradición es la vida, nunca fue la muerte.

Desde CACMA volvemos a solicitar enérgicamente que se manifieste el Ayuntamiento conformado por esta nueva Junta de Gobierno que entrará próximamente, la cual ha sido votada por cientos de cordobeses que gritan a voces “no a un homenaje sangriento a la mujer cordobesa, no a un palco infantil en una plaza de tortura.“

Señores políticos, el balón está sobre ustedes, aprovechen la oportunidad que el pueblo de Córdoba les está dando para que evolucionen, las próximas elecciones están ahí, a tan sólo cuatro años, ustedes pueden olvidar esta petición, las cordobesas y cordobeses no.

Informarles también que CACMA presentará denuncia ante la propia Unesco por la pasividad del Ayuntamiento de Córdoba, Junta de Andalucía y el estado español, al cual ya le ha sido sugerido por esta entidad la supresión de este anacrónico tipo de festejo como el acceso a las plazas de toros y escuelas taurinas de los niños menores de dieciocho años.

CACMA confía plenamente en que esta petición sea atendida, porque seguiremos adelante con estos actos de protesta hasta abolir esta caprichosa becerrada.

La mujer cordobesa se merece un monumento y desde luego no se merece un charco de sangre.