La Plataforma por la Comisión de la Verdad de Córdoba, que representa al movimiento memorialista cordobés, víctimas del franquismo y organizaciones sindicales, ha denunciado la toma de decisiones del actual Gobierno consistorial por las que se revierte el acuerdo plenario municipal de Febrero de 2018 para eliminar del callejero los vestigios de la memoria franquista. Estas decisiones, en palabras de la Plataforma, “constituyen un flagrante incumplimiento de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, un acto de negacionismo incompatible con la verdad histórica y, sobre todo, una ofensa a la dignidad de las víctimas de la represión franquista en Córdoba y a sus descendientes”.

Al respecto, desde el colectivo memorialista se exige el cumplimiento del artículo 32 de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, que establece la obligación de los Ayuntamientos de retirar del viario público los nombres de personajes que propiciaron o participaron activamente en el golpe de Estado que dio origen a la guerra de España y la dictadura franquista. Por eso, recuerdan que la decisión no fue ningún capricho pues, a través de la Comisión Municipal de Memoria Histórica creada desde el Ayuntamiento, se estableció, mediante una sólida fundamentación historiográfica en su Informe final de Enero de 2019, el carácter de significados golpistas y sostenedores del franquismo de los personajes que ahora las derechas cordobesas plantean reponer. “Por tanto, constituiría un fraude de ley la propuesta del gobierno municipal de mantener estos nombres, ocultando, con ciertas modificaciones puramente cosméticas, la evidente restauración de la memoria de la dictadura”.

El hecho de volver a cambiar los nombres de las actuales Calle Foro Romano o Avenida del Flamenco es un claro ejemplo de negacionismo de las evidencias históricas en relación con el papel protagonista que desarrollaron tanto José Cruz Conde como Fernando Suárez, conde de Vallellano, en la ejecución del golpe de estado y el mantenimiento de la Dictadura. Y, además, supone “atentar contra el derecho de la ciudadanía cordobesa a conocer el relato veraz sobre su propia historia reciente, derecho a la Verdad que ha sido reconocido como fundamental por la Asamblea General de las Naciones Unidas en Diciembre del 2010”.

Más allá del cumplimiento de la ley, la razón más importante para eliminar del callejero cordobés cualquier símbolo que recuerde o rinda homenaje a los urdidores del franquismo consiste en el respeto a la dignidad de las víctimas del golpe de estado que produjo la mayor tragedia humanitaria que ha sufrido Córdoba en su historia reciente. Los descendientes de los miles de mujeres y hombres que aún permanecen desaparecidos bajos las fosas sin nombre de nuestros cementerios no pueden seguir contemplando calles rotuladas con los nombres de personas que propiciaron aquella barbarie.

La Plataforma exige que que las calles y espacios públicos de Córdoba queden libres de simbología franquista por el Derecho a la Verdad, por el cumplimiento de la Ley y por la dignidad de las Víctimas, y, en consecuencia, se mantengan y apliquen las conclusiones de la Comisión Municipal de Memoria en relación con el callejero de nuestra ciudad.