La semana santa… ¿exclusiva, elitista, excluyente?

Redacción

Publicado en Número 10 de la edición impresa (Feb/Mar 2018)


La Semana Santa forma parte de la vida de nuestra ciudad, ya sea como celebración religiosa o cultural. PARADIGMA respeta la libre expresión de creencias en el marco de un Estado aconfesional. Sin embargo, la Nueva Carrera Oficial del año 2017 suscitó interrogantes sustanciales con el cambio al entorno de la Mezquita-Catedral. A estas alturas reina el silencio sobre la Carrera Oficial 2018. El Consejo del Movimiento Ciudadano, la Federación vecinal Al-Zahara y asociaciones vecinales expresan sus preocupaciones sobre la seguridad, movilidad y accesibilidad y sobre el formato de la Carrera Oficial y su marco operativo, y desde el otoño pasado reclaman el prometido proceso participativo a través de una Comisión, compromiso que adquirió Emilio Aumente con los representantes vecinales, compromiso incumplido a fecha de hoy.

La Carrera Oficial 2017 restringió el acceso en el entorno Mezquita-Catedral a 5324 personas (palcos, sillas y de pie), 2719 en la vía pública (0 espectadores “de pie”) y 2605 en el Patio de los Naranjos, hecho que constituyó una privatización “de facto” de vías públicas y patrimonio público, la Mezquita-Catedral y el Patio de los Naranjos. Personas consultadas, entre ellas católicos creyentes, describieron su carácter como exclusivo y excluyente, restringido a 5324 personas con capacidad de pagar el alto coste (sillas y palcos), pero el impacto sobre la seguridad, accesibilidad y movilidad afectando a todos los residentes del Casco Histórico y del Campo de la Verdad.

¿Quién va a financiar la Carrera Oficial? La transparencia en la gestión municipal es un deber público. A fecha de hoy se desconoce el coste para las arcas municipales. Consta el convenio de 133.692€ para la Agrupación de Hermandades y Cofradías desde Presidencia, que cubre gastos de Semana Santa. A ello hay que sumar informes técnicos, gastos de Protección Civil, Bomberos y el dispositivo de policías locales y nacionales (unos 90 locales y 70 locales, año 2017). Aparte están los gastos de cesión y montaje de palcos (20 días, más desmontaje) y los gastos extraordinarios para SADECO. El año pasado, el conjunto de gastos fue costeado por toda la ciudadanía cordobesa, creyentes y no creyentes, para disfrute de 5324 personas. La estimación de ingresos (alquiler de palcos y sillas), puede superar los 700.000€, sin pago por ocupación de vía pública, concepto que si pagan las cofradías sevillanas o los veladores de nuestra ciudad, evidente agravio comparativo.

Paradigma reitera su preocupación por el impacto sobre la Mezquita-Catedral, joya del arte califal Omeya Patrimonio de la Humanidad, declaración que obliga a proteger su historia única, arquitectura milenaria y salvaguardar su carácter de “Mezquita-Catedral” como condición “sine qua non”.

Es deber público velar por el patrimonio público y no cabe esta desproporcional protección de intereses lucrativos privados. No proteger los bienes y legítimos intereses públicos ha de considerarse prevaricación. Y es deber público poner en conocimiento de la ciudadanía la información sobre el coste de la Semana anta y la Carrera Oficial, para poder formar su opinión, a conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.