Las pensiones bajo la lupa

Plataforma Ciudadana de Córdoba por la Defensa del Sistema Público de Pensiones.

Publicado en la edición en papel de Paradigma. Número 11. Anuario 2018.

A lo largo del año 2018, las y los pensionistas han mostrado ser uno de los colectivos de mayor capacidad reivindicativa y de convocatoria. Nos acordaremos de la primera gran concentración que llenó la Plaza de las Tendillas el 22 de febrero, o de la manifestación del 17 de marzo, con la Plaza de las Tendillas y el trayecto hasta la Corredera convertidos en mares de paraguas, alegres y reivindicativos, sin temor “a mojarse”. Veremos a continuación estos eventos que la plataforma ha ido realizando durante el año 2018, inolvidables hitos de la movilización ciudadana 2018, para ver cumplidas sus reivindicaciones por unas pensiones justas e dignas después de toda una vida laboral;

Concentración Ayuntamiento presentación Moción PEPP (16 de abril);
III Asamblea Ciudadana, Centro Cívico Fuensanta (26 de abril); Manifestación Glorieta Tres Culturas-Plaza Tendillas (5 de mayo); Defensa Moción Pleno (15 mayo); Comunicado público por Feria (26 de mayo); Concentración Subdelegación de Gobierno (19 de junio); Concentración Bulevar Gran Capitán. Jornada Lucha Estatal (17 de septiembre); Acto festivo-reivindicativo Plaza Tendillas. Día Personas Mayores (1 de octubre); y Concentración Rueda Prensa Centro Cívico Norte (22 de octubre)…

La plataforma consensuó -en abril del 2017- un extracto del manifiesto que plasma sus argumentos y reivindicaciones, de forma clara y con datos contundentes, un texto que, lamentablemente, tiene la misma actualidad hoy que hace un año, como veremos a continuación;

MANIFIESTO DE LA PLATAFORMA POR LA DEFENSA DEL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES

El Sistema Público Español de Pensiones representa la solidaridad intergeneracional y la capacidad de ofrecer un medio de vida a los trabajadores de avanzada edad o incapacitados físicamente para el trabajo. El volumen económico son unos 140 mil millones de euros, el 11,70 % del Producto Interior Bruto (PIB) del país, protegiendo a personas jubiladas, incapacitadas para trabajar y a las que se encuentran en situación de orfandad o viudedad.
Con las políticas económicas neoliberales, la Seguridad Social y las Pensiones Públicas han visto gravemente mermada su función redistributiva de riqueza y, al igual que el resto de instancias públicas, la caída de la recaudación, la destrucción de empleo, la devaluación salarial y de las cotizaciones sociales, plantean sombríos interrogantes sobre su viabilidad futura.

La sostenibilidad de las pensiones es un problema político, no económico, la cuestión es la distribución de la renta. Se pretende que creamos que lo importante para la sostenibilidad es “cuantos son los que producen”, cuando la variable importante es CUANTO SE PRODUCE Y COMO SE REPARTE.
Necesitamos políticas que logren aumentar el empleo y los salarios, que frenen el proceso creciente de desigualdad en el reparto de la renta, y con ello se puede hacer frente sin dificultades al mayor gasto en pensiones que se producirá en los próximos años.

La crisis y las políticas de los últimos gobiernos han vaciado la “Hucha de las Pensiones” y a sus efectos negativos sobre los ingresos de la Seguridad Social hay que añadir las bonificaciones a las cuotas empresariales, los gastos corrientes de la Seguridad Social y las tarifas planas que han agravado su déficit.

Los casi 9 millones de pensionistas son el eje sobre el que se ejerce una triple presión: el gobierno con sus reformas, la banca con sus ansias privatizadoras y desde primeros de año, un recrudecimiento de la carestía de la vida que deja en ridículo la miserable subida del 0,25 %. (…) El importe de las pensiones percibidas por la mitad de las mujeres cordobesas con derecho a su cobro, no alcanza la cuantía del Salario Mínimo Interprofesional de 707,70 euros al mes, siendo esto el resultado de una historia secular de salarios exiguos, que castiga en especial al sector femenino.

Tengamos en cuenta que con las Reformas de 2011 y de 2013, las Pensiones se congelaron, perdieron su índice de revalorización con el Índice de Precios al Consumo, se incrementaron los años de la base reguladora y los años de cotización mínima. Dichas reformas propician las estrategias de los bancos para asumir el control de los recursos de las Pensiones, que a la vuelta de muy poco tiempo, nos dejarán a los pensionistas aún más pobres. (…)

Como consecuencia de todo ello, REIVINDICAMOS:

– La Jubilación ordinaria a los 65 años de edad.
– Avanzar hacia una Pensión mínima y Salario mínimo de 1.080 euros mensuales.
– Revalorización anual de las pensiones según el Índice de Precios al Consumo real.
– Reducción hasta la desaparición de la brecha de género en las pensiones.
– Eliminación de copago/repago farmacéutico y restablecimiento de los derechos sanitarios.
– Que las Pensiones estén realmente garantizadas en la Constitución, e incluidas en los en los Presupuestos Generales del Estado.

Los pensionistas, ante el inmediato agotamiento del Fondo de Reserva, ante la frivolidad con la que juegan con el futuro de millones de personas, con una legislación laboral y fiscal injustas, no tenemos más opción que organizarnos en torno a la defensa del modelo actual, es decir, de los cuatro pilares del Estado de Bienestar, trabajando por un blindaje legal que proteja los recursos de las Pensiones y de la Seguridad Social de las tensiones cíclicas del capital.

Esta lucha recién comenzada, será pública, pacífica y democrática y sin duda percibida como una saludable señal de solidaridad a las generaciones venideras. Queremos que esta movilización vaya desde la calle a las instituciones, alentando a la ciudadanía a proteger lo que es suyo. Hay muchas leyes que revertir y teniendo en cuenta que los intereses que las sustentan son muy poderosos, la lucha será larga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.