Álex Castellano / César Pérez.

  • Declaraciones de Antonio Maíllo, Coordinador de IU Andalucía en la Puerta de Almodóvar, el pasado lunes, junto a los candidatos ya electos por Adelante Andalucía en Córdoba, David Moscoso y Ana Naranjo.

“Frente a una presidenta en funciones en estado de shock, que no asume la nueva fase, Adelante Andalucía demuestra que está en situación de afrontar esta legislatura desde una oposición democrática de alianza con la mayoría social que puede verse perjudicada por los procesos de privatización de los servicios públicos y deterioro de las prestaciones que se hacen desde Andalucia”, advirtió Antonio Maíllo en la finalización de 2018 y ante el resultado de unas elecciones andaluzas que dieron el Gobierno a un tripartito ubicado ideológicamente entre la derecha y extrema derecha y conformado por PP-C´s-VOX.

Frente a los más que probables recortes sociales que se anticipan para los próximos 4 años, Maíllo remarcó que Adelante Andalucía llevará a cabo una “defensa pro-positiva” para reforzar los servicios públicos. Asimismo, mostró su “preocupación” porque la recién elegida presidenta del Parlamento Andaluz “haya permitido que diputados que han entrado en el Parlamento con la intención de destruir la autonomía andaluza no hayan tenido que acatar el estatuto”: “nos parece muy grave y es un síntoma de los tiempos que vienen”.

Teresa Rodríguez ya había calificado el discurso de despedida del año de Susana Díaz como “un mensaje vacuo que pone de manifiesto todas las carencias de un gobierno que ha sido incapaz de blindar, por deseo de la propia presidenta, los servicios públicos fundamentales que ahora se enfrentan a un peligro serio de regresión”. Y ante ello, manifestó: “no hay tiempo que perder, vamos a construir una alternativa fuerte en las calles y contundente en las instituciones”.

Para Maíllo, el mensaje “plano” de Díaz pasó por encima asuntos como “la precariedad que atraviesan a amplios sectores de la sociedad andaluza, la desigualdad o el modelo productivo”.

Pacto PP-Ciudadanos-VOX

“Frente a la liturgia o teatralización de supuestas discrepancias hay un blindaje de unas derechas que van a conjurarse para gobernar en Andalucía, y les asiste la mayoría aritmética. Tendrán que asumir la contradicción de aliarse con una extrema derecha que quiere destruir la Autonomía Andaluza”, añadió Maíllo.

Por su parte, el ya diputado andaluz por Córdoba, David Moscoso, quiso dejar claro que “el proyecto político de la derecha no coincide con la mayoría social” en Andalucía, ya que se trata de “políticas de recorte de derechos” y de “desigualdad social”. “Va a ser una legislatura complicada y nosotros vamos a estar ahí para velar por que no consigan imponer ese proyecto político”.

Preguntado por Alex Castellano acerca del modo de jurar el cargo por parte de los 12 parlamentarios de VOX, Moscoso añadió que “ellos tienen la responsabilidad de asumir el estatuto de Andalucía, igual que la Constitución, por más que no lo hayan jurado, y se da una situación en la que podría ser impugnada su toma de posesión, porque no se han dado las garantías jurídicas”.