Técnicos informan a la Plataforma Comisión por la Verdad y familiares de víctimas del desarrollo de los trabajos en el cementerio de La Salud

Joaquin Casado.

Ayer 11 de Febrero, a las 17:30 horas tuvo lugar un encuentro de la Plataforma Comisión por la Verdad que aglutina a mas de una docena de Asociaciones Memorialistas, con el grupo de expertos que realiza los trabajos de apertura de la fosa del cuadro S. Ramón del Cementerio de La Salud; Elena Vera, Juan Manuel Guijo, Julio Guijarro, Pablo Pérez y Juan Carlos Tejero.

Dicho encuentro se realizó a petición de la Plataforma para conocer de forma directa el curso de los trabajos al que están muy atentas todas las asociaciones y los familiares que esperan recuperar los restos de sus familiares fusilados durante la Guerra Civil.

El grupo de expertos, que respondió inmediatamente a la petición, dejó bien patente su disposición a informar con todo detalle siempre con la premisa de absoluta transparencia tanto científica por un lado como económica por otro.

Los primeros datos que han obtenido muestran que en el cuadro S. Ramón puede haber unos 88 cadáveres, unos de fusilados y otros no, algunos de ellos inhumados en caja, así como que se han obtenido pruebas balísticas, que los restos están en muy mal estado y que se han realizados numerosas superposiciones, es decir enterramientos unos sobre otros; como ejemplo expusieron el hallazgo de unos restos de mujer de 19 años de edad que no fue asesinada. Todo ello dificulta enormemente los trabajos a realizar. Hay también restos humanos en los cuadros S. Cayetano y S. Cipriano.

Expusieron también que sus objetivos son la localización de los enterramientos para la búsqueda de los fusilados desaparecidos pero que tropiezan con una enorme complejidad.

En el coloquio que siguió a su exposición quedó patente que no es lo mismo una fosa que se abre en un descampado donde hay fusilados desde la guerra y donde nunca se ha intervenido hasta su apertura, que una fosa de un cementerio en la que se ha intervenido repetidamente. Una dificultad añadida con la que han topado es que no coincide lo que han obtenido en la investigación previa en los archivos, con la realidad que encuentran en la fosa. Como ejemplo de ello el diferente trato recibido por aquellos restos cuyas familias no pagaban la renovación de la tumba, fueran los restos de civil o un militar.

También quedó de manifiesto la dejadez judicial ante los hallazgos de muertes violentas amparándose en la Ley de Amnistía de 1977, cuando a pesar de ello se trata de un asunto de Derechos Humanos.

Los asistentes salieron de la reunión con la impresión de la enorme complejidad que tienen estas intervenciones en los cementerios de la capital, pero agradeciendo con un aplauso el trabajo riguroso y esforzado del grupo de expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.