Carola Reintjes.

Esta mañana, la desesperanza y la esperanza se dieron la mano en el Puente Romano, formando una cadena humana para llamar la atención pública sobre las personas desaparecidas en Andalucía, y en España, en las últimas décadas.

Los familiares participantes nos recordaban que más que cifras frías o casos sin resolver son vidas truncadas para cientos de personas desaparecidas, y para cada familia que hay detrás de ellas. El acto había sido convocado por la Fundación QSDglobal por las personas desaparecidas y contó con la participación de unos 40 familiares y colectivos y personas de apoyo, entre ellos Paco Lobatón que preside la entidad.

Los organizadores nos recordaban que: “Espera y Esperanza son dos palabras que conjugan cada día las familias que tienen un ser querido desaparecido. La incertidumbre que rodea la ausencia de un ser querido supone una espera angustiosa mientras no se vislumbra un final y, al tiempo, se mantiene la esperanza de que el final llegue pronto en forma de reencuentro.”