Yay@flautas.

No son muertes abstractas, ni meras estadísticas. Son personas muertas: bebés, jóvenes y mayores. Con madres, padres, hermanos o hijas en su país, o que viajaban en la misma patera y sobrevivieron. O que fallecieron en el trayecto y no aparecen en la estadística. En 2018 se han cuadruplicado las personas muertas o desaparecidas intentando llegar a nuestras costas respecto a 2017; quienes lo consiguieron, el doble (APDHA).

Maltratadas y/o perseguidas en países de origen y de tránsito prefieren afrontar la muerte buscando una vida digna.

La mayor parte llega a España como país de tránsito, pide traslado a países donde tienen familiares y lengua común (antiguas colonias de Francia, Bélgica, Gran Bretaña…). APDHA denuncia que quienes llegan aquí también reciben trato indigno durante la detención o expulsión. Lo del Aquarius fue un espejismo propagandístico.