Ante la decisión del gobierno municipal de adjudicar directamente subvenciones para proyectos sociales a ONGs religiosas, Córdoba Laica manifiesta:

  • La denuncia de la dejación de funciones de la corporación de servicios públicos, como ayudas sociales, a entidades privadas.
  • Su denuncia de la arbitrariedad a la hora de utilizar los recursos y dineros públicos.
  • Su preocupación por el sesgo ideológico, contrario al principio constitucional de igualdad y no discriminación, que estas actuaciones suponen. Son una muestra más de la connivencia de las instituciones públicas y estamentos religiosos.
  • Su denuncia ante la situación de desigualdad en la que se encuentra el resto de colectivos sociales que llegan donde la administración no lo hace y que no van a poder acceder a estos recursos por no ser de la confesión oficial de este equipo de gobierno.
  • Su petición para que las adjudicaciones de ayudas a colectivos sea en base a convocatorias públicas de subvenciones, la mejor garantía de que el dinero de la ciudadanía de Córdoba se invertirá de la forma más eficaz posible desde el punto de vista social.
  • Su llamamiento al cumplimiento del principio de aconfesionalidad del Estado (el Ayuntamiento es Estado) y la separación efectiva del Estado y las Iglesias.