CTA lamenta; “Hoy los empleados y empleadas municipales nos hemos levantado con unas declaraciones que el concejal de RRHH, el Señor Jordano ha realizado en prensa dando a conocer a la ciudadanía que se quieren replantear el concepto de productividad que cobran los empleados municipales”.

“Ya de por sí al hablar de productividad en un empleado público levanta ampollas en el ciudadano que no sabe que este tipo de remuneración se podría haber llamado por cualquier otro nombre y lo que hace no es más que complementar un sueldo base extremadamente bajo”.

CTA  expone que el Sr. Jordano traslada a la opinión pública un discurso populista y barato con una propuesta del Ayuntamiento que retiraron de la mesa, o así se les comunicó a todos los empleados y empleadas municipales mediante un correo dirigido por el Departamento de Recursos Humanos.

DTA se pregunta por qué no se preocupa de que el Ayuntamiento funcione y de por qué descarga en los empleados y empleadas municipales toda su ineficacia en la gestión municipal. Alegan que son muchas veces las que los representantes sindicales de CTA han denunciado la falta de medios y de personal con la que se encuentran unos empleados públicos que deben de atender a los ciudadanos y que son los primeros que ponen la cara tapando las vergüenzas de estos malos gestores.

Afirman a su vez, que los trabajadores  municipales son los primeros en querer trabajar y dar una buena atención al ciudadano, pero ardua e imposible labor la que tienen por delante cuando se encuentran con una Administración desmantelada casi en su totalidad por una determinada clase política a la que el bien público no le interesa para nada, que falsedad tras falsedad, según dicen, y hecho tras hecho van confirmandose en que su objetivo es anular al sector público. Declaran que el sector que ha pasado en los distintos gobiernos del Partido Popular por despidos salvajes, y que tras el impacto que causaron optaron por la vía silenciosa, el desmantelar los servicios públicos por dejadez de los mismos, por no cubrir jubilaciones, por no contratar de bolsa de trabajo para cubrir esos puestos que sin duda hacen falta para dar un buen servicio a la ciudad y todo esto obligando al personal a realizar su trabajo sin medios técnicos suficientes, sin contar con programas informáticos que faciliten una mejor gestión de cara al público y que, cómo no, se traducen en una merma de la “productividad” de sus empleados. Con medios obsoletos, explican que tal y como ellos mismos han reconocido que existen. Preguntan, “¿cómo queremos afrontar la productividad, pero la productividad que realmente interesa al ciudadano de ofrecer una buena gestión por parte de su Consistorio? Estamos ante un Ayuntamiento dejado de la mano de Dios por todos cuantos han pasado. Han estado más preocupados mirándose su ombligo desde el punto de vista político y personal que atendiendo a su misión de “servidores públicos” , rodeándose de coordinadores que pese al buen talante que muestran también dejan ver que no tienen ni idea de cómo gestionar una Administración Pública, de concejalas que ni están ni se las espera en sus concejalías a la hora de resolver problemas, pero que para la foto de prensa siempre tienen tiempo, se preguntan que a ellos quién les revisa la productividad.

CTA denuncia que Bernardo Jordano, con este ataque al sueldo de sus empleados y empleadas demuestra no saber gestionar, el no saber utilizar los medios ya existentes para que aquel personal que no cumpla con sus funciones lo haga. Explican, que ahora viene el tiempo en el que un trabajador sea evaluado según le caiga de bien o mal a su jefe de turno, confiando en la providencia para que este jefe sea justo y ecuánime, jefe al que por cierto no se le presupone ninguna carencia a la hora de realizar una evaluación continua de los trabajadores y trabajadoras y que a lo mejor tendría que ser él el primero en dar ejemplo. Compañeros y compañeras se abre el tiempo en el que pretenden que un trabajador deba de renunciar a sus derechos adquiridos.

CTA nos traslada su preocupación; “¿En manos de quiénes estamos?, ¿de verdad quieren lo mejor para el ciudadano tocándonos la productividad? Lástima que no miren por ese gran porcentaje de empleadas y empleados públicos que no escatiman esfuerzos en el desempeño de sus funciones y a los que nunca se les recompensa por su exceso de productividad, ¿porqué no hablamos del pago de la productividad al alza?, ¿por qué no habla usted de servicios mermados en los que un trabajador tiene que suplir el trabajo de tres o más compañeros en cualquier servicio de este Ayuntamiento? Así no Sr. Jordano, así nos tendrán en frente siempre que sin miramientos nos pongan al pie de los caballos ante la ciudadanía”.