Ecologistas advierte del peligro que corre de conservación la Zona de Especial Protección para las Aves del Alto Guadiato.

El malestar creciente y justificado entre agricultores y ganaderos de la zona por la ausencia de líneas de ayuda para sus explotaciones y aprovechamientos, el incumplimiento de las medidas de conservación recogidas en el Plan de Gestión, y la falta de un órgano o espacio específico para la participación de los agentes sociales e institucionales, ha degenerado en una situación casi insostenible en este espacio natural protegido.

Han pasado trece años desde su declaración y no se puede decir que este espacio natural de importancia comunitaria esté consolidado a diferencia de otros Espacios Naturales Protegidos.

12 mayo, 2021

Terrenos de la Zona de Especial Protección para las Aves del Alto Guadiato.

Ecologistas en Acción ha recordado hoy, en nota de prensa, que la Directiva 2009/147/CEE, relativa a la conservación de las aves silvestres, recoge en el texto que la desarrolla, que las especies de aves que viven en un estado silvestre en el territorio europeo de los Estados miembros, son, en gran parte, especies migratorias, que constituyen un patrimonio común, y, por tanto, su protección y conservación inmiscuye a todos los Estados que integran la Unión Europea. Para conseguir la finalidad de la citada normativa europea, los Estados miembros están obligados a adoptar todas las medidas necesarias para preservar, mantener y restablecer una diversidad y una superficie suficiente de hábitats para todas las especies de aves, destacando, la creación de zonas de protección, en concreto, las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

En el 2008, el Decreto 429/2008/, de 29 de Julio, por el que se declaran las Zonas de Especial Protección para las Aves “Campiña de Sevilla” y “Alto Guadiato” se establece el marco jurídico de este espacio natural protegido, que por su condición de ZEPA, también forma parte de la Red Natura 2000.

Ecologistas ha constatado que la finalidad y los objetivos específicos apenas se han desarrollado sobre el territorio protegido (33.000 hectáreas repartidas entre cuatro términos municipales). Los objetivos específicos en materia de conservación se han limitado, básicamente, una vez finalizado el “Proyecto Europeo Life para la Conservación y Gestión en las Zonas de Especial Protección para las aves esteparias de Andalucía”, a un seguimiento de las poblaciones de las aves esteparias para determinar sus poblaciones en la citada ZEPA. Los convenios de colaboración con los propietarios, fundamental para cualquier plan de conservación, está en vía muerta.

Asimismo, no existen líneas de ayuda que ayuden a mantener los sistemas agropecuarios, en cantidad y calidad suficientes, para los requerimientos de las especies objeto de protección. Tampoco existe, y forma parte nuclear del Plan de Gestión, iniciativas de carácter público que promueva e impulse un desarrollo social, económico y cultural, que haga posible la fijación de la población. Por último, desde su declaración, las posibilidades de participar activamente por parte de los agentes sociales, se ha limitado a contadas ocasiones en el Consejo Provincial de Biodiversidad y Medio Ambiente, circunstancia que ha acrecentado el malestar entre vecinos, propietarios/as, y agentes sociales. Precisamente, este órgano de participación no ha sido convocado en los últimos dieciocho meses.

Ecologistas en Acción declaran estar muy preocupados ante la falta de respuesta y compromiso por parte de la Junta de Andalucía, está dando pie a un recrudecimiento de la campaña pública de acoso y derribo de la ZEPA del ALTO GUADIATO. Una intensificación de oposición que podría desencadenar una cascada de autorizaciones de cambio de cultivo que supondría un empeoramiento de las posibilidades de conservación de las aves objeto de protección estricta.

Para activar este Plan de Gestión, Ecologistas entiende que se deberían concretar acciones como:

  • Impulsar acciones de conservación y manejo de hábitats.
  • Activar una línea de ayuda para el mantenimiento de los sistemas de aprovechamiento acordes con los objetivos específicos del Plan de gestión.
  • Dotar un fondo de inversión pública, en colaboración con los ayuntamientos implicados, para la promoción de una tejido productivo compatible con la conservación de la ZEPA.
  • Activar los convenios de colaboración con agricultores y ganaderos.
  • Habilitar un espacio de participación social específico, donde se garantice la interlocución de los agentes sociales, Ayuntamientos afectados, y vecinos/as.
  • No autorizar ningún cambio de cultivo incompatible con la finalidad de la ZEPA.
  • Desarrollo de una campaña de sensibilización e información ambiental.
Es la hora de la vacuna

Es la hora de la vacuna

La crisis del SArs-COV2 nos ha puesto contra las cuerdas como sociedad y a muchísimos niveles. El drama hospitalario y asistencial de miles de familias que no han podido despedirse de sus seres queridos, personas sanas que han caído en cuestión de horas, población...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.