El Consejo del Movimiento Ciudadano solicita que la política de movilidad sea participada

Denuncia que el Gobierno Municipal aplica sin estar aprobado ni consensuado el último PMUS 

El Consejo del Movimiento Ciudadano lamenta los anuncios que viene realizando el Gobierno Municipal sobre movilidad sin que se haya contando con el reglamento de participación ciudadana para hacerlo.

Las propuestas sobre Avenida de Ollerías o Ronda de los Tejares, que suponen una reforma radical, son totalmente desconocidas para los colectivos ciudadanos que no pueden valorar sus consecuencias y que se oponen a una aplicación por decreto. Lo sorprendente es que ya se han presentado para ser dotadas de fondos europeos sin saber en qué consisten.

De la misma manera, los itinerarios de los nuevos carriles-bici, que debería ejecutar la Junta de Andalucía, que afectan a zonas delicadas como los puentes sobre el río, por ejemplo, son desconocidos y se mantienen ocultos a pesar de que ya sufrieron un primer rechazo vecinal y que se le presentaron alegaciones. Para el CMC, la apuesta por la bicicleta no puede ser prioritaria a la definición de los trayectos peatonales y acerados, y no pueden ejecutarse sin buscar alternativas a los aparcamientos que se puedan perder o a las alteraciones del transporte público que puedan ocasionar.

El Consejo del Movimiento Ciudadano sí se muestra favorable a una nueva ordenanza de movilidad o a la redefinición del plan de aparcamientos, al haberse modificado las bases en que se sustentó el del año 2010. Pero esa actualización debe seguir los mecanismos de participación.

Debe priorizar los aparcamientos gratuitos en solares desaprovechados, y edificios en altura siempre y cuando haya iniciativa privada interesada. Deben extenderse zonas reservadas para los residentes, preferentemente en el Casco, y limitar, de forma consensuada, las zonas de pago por rotación a espacios comerciales. Igualmente, se debe regular el uso de nuevas formas de movilidad que ahora ocupan las aceras a velocidades inaceptables.

Por último, cualquier tipo de peatonalización debe formar parte de un proyecto global de intervención sobre una zona, delimitando con claridad donde se trasladan los coches y aparcamientos, los contenedores y zonas de carga y descarga, entre otros aspectos. Asimismo, deben suponer una recualificación de la zona, por lo que el CMC se opone a peatonalizaciones baratas, que se limiten a poner maceteros y pintura. Hay que ampliar las redes peatonales, pero sin perder calidad de vida ni servicios.

Juan Andrés de Gracia Cobos
Presidente del CMC de Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.