El Gobierno ha anunciado que incluirá los desahucios por impago de alquiler en una nueva moratoria de desahucios, que ampliará la prórroga de la moratoria hipotecaria y la mejorará.

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se congratula de estos avances y entienden que estas medidas se deben a la campaña de presión #ViviendaPorDerecho, aunque advierten que queda mucho por hacer.

El vicepresidente Pablo Iglesias ha agradecido a la PAH y a los sindicatos de Inquilinos su trabajo, su lucha y su presión.

El Gobierno ha recogido el guante, o al menos parte, lanzado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) cuando manifestaba hace tres semanas su decepción después del encuentro con el vicepresidente Pablo Iglesias al constatar que no había un plan establecido para terminar con la sangría de 198 desahucios diarios que estamos sufriendo.

La PAH inició la campaña de presión #ViviendaPorDerecho en la que pedían medidas urgentes que debían concretarse antes de la finalización de los 100 primeros días de gobierno. Entre esas medidas estaban la mejora y ampliación de la moratoria hipotecaria que el Gobierno ha anunciado que se hará.

El vicepresidente Plablo Iglesias lo ha explicado en un vídeo y además a agradecido a la PAH y a los sindicatos de Inquilinos su trabajo, y a las personas activistas su lucha y su presión para que se adopten las medidas que acaben con esta lacra y ha reconocido como la protesta ha servido para que se implementaran estas medidas.

Os dejamos el comunicado de la PAH:

El Gobierno ha hecho pública su intención de incluir los desahucios por impago de alquiler en una nueva moratoria de desahucios, además de anunciar la prórroga y la mejora de la moratoria hipotecaria. 

Desde la PAH consideramos que este anuncio es consecuencia directa de la campaña de presión que iniciamos el pasado 21 de febrero, por tanto una victoria nuestra y también de todos los colectivos que luchan por el garantizar el derecho a una vivienda en todo el Estado.

Sin duda nuestra campaña #ViviendaPorDerecho ha hecho mella y ha conseguido colocar en la agenda del Gobierno estas dos demandas urgentes , que, de no haberse hecho, hubiera supuesto un aumento de los desahucios que se producen a día de hoy en nuestro país.

Esta ampliación del acuerdo de Gobierno, servirá para frenar, al menos, una parte importante de la sangría de 198 desahucios diarios que se producen en todo el Estado. Sin duda, esta noticia supone un alivio para todas las personas hipotecadas que hasta la fecha no sabían si se prorrogaría la moratoria hipotecaria, pero también para miles de inquilinas que, por primera vez, no verán truncados sus proyectos de vida por culpa de la especulación, que nos ha llevado a precios inasumibles que acaban con las familias en la calle.

Sin embargo, la victoria no es total, siguen sin aprobarse medidas urgentes que acaben con los desahucios de personas que, en situación de vulnerabilidad, recuperan viviendas vacías de entidades financieras o fondos buitre y que suponen, al igual que el resto de desahucios, violaciones de Derechos Humanos tal y como ha dictaminado Naciones Unidas. Así como queda por ver los terminos de dicha moratoria ya que prorrogar la actual redactada por el PP, bien sabemos que deja fuera a muchas familias hipotecadas con grave situación de vulnerabilidad y deberían poder acojerse.

Seguiremos presionando hasta conseguir el cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de Derechos Humanos, dado que, el próximo 30 de abril, vence el plazo dado a España por el Comité DESC de NNUU, para el cumplimiento de las medidas propuestas en el último de los dictámenes condenatorios de nuestro país, y no se ha adoptado ninguna. Así como para la constitución de una «mesa de diálogo» interministerial por el Derecho a la Vivienda en la que trabajaremos, junto al resto de organizaciones sociales, hasta conseguir modificar elementos estructurales que a día de hoy impiden que el Derecho a la Vivienda sea una realidad en nuestro país.

En ese sentido, nuestra campaña #ViviendaPorDerecho continúa sobre los necesarios cambios estructurales que deberán producirse hasta consolidar el Derecho a la Vivienda en nuestro país.

En definitiva, medidas que consigan modificar cómo ha estado considerada la vivienda en nuestro país hasta ahora, para que deje de ser un mero activo financiero y pase a ser un Derecho Fundamental, tal y como reclamamos desde los colectivos que luchamos diariamente por el Derecho a la Vivienda.

¡Sí se puede y se debe conquistar #ViviendaPorDerecho!