Hablamos de Migraciones, refugiados
«El Naufragio»: la inmigración requiere de otra mirada más humana y comprometida

28 marzo, 2019

Francisco Manuel Montes Morillo.
Las migraciones son una realidad que nos ha acompañado en todos los tiempos. Esto no es óbice para señalar que en la actualidad se está utilizando este tema con una fuerte carga política que está favoreciendo el discurso del miedo y de la exclusión. Con un lenguaje simplista, obsceno, con datos falsos, favorecidos por el mal uso de las denominadas redes sociales, se está haciendo una llamada al odio hacia el inmigrante.
La derecha más recalcitrante fomenta este discurso excluyente para enfrentar pobres con pobres. Señalar al inmigrante para que nos olvidemos de la desigualdad y para que no seamos conscientes de la riqueza desorbitada de unos pocos.
Vivimos en un mundo globalizado donde las “mercancías” campan a sus anchas, sin embargo, condenamos a quienes deciden emigrar.
Estamos en una Europa “Fortaleza” que se desentiende de sus obligaciones legales y humanitarias, externalizando, bajo criterios de “ganancias”, el control de fronteras que de facto se han convertido en espacios para la impunidad, para la vergüenza,  para los “no derechos”. Hoy esto es una evidencia. También lo es que el 80% de los flujos migratorios se producen entre países del Sur y que una ínfima parte de la inmigración se produce por vías consideradas ilegales.
Sobredimensionar las entradas “ilegales” estableciendo además barreras físicas que provocan muertes, así como “barreras psicológicas” que conllevan al rechazo de la población inmigrante, es un relato negativo que está provocando un dolor incalculable en la población inmigrante. Una población vulnerable que necesita de protección y de derechos plenos.
Actualmente la situación es muy preocupante y en lugar de actuar de forma positiva, se  criminaliza a la inmigración, se la desprecia y se hace de muchas maneras: burdas y sutiles. El derecho al asilo queda en papel mojado en aras de una presunta “seguridad”.   La ayuda en origen al desarrollo se cambia por muros y alambradas. A su vez se discrimina con un lenguaje perverso. Hablamos de “invasión” e  “inmigrantes  violentos” cuando la violencia está en que hemos hecho del Mediterráneo un cementerio.
No podemos dividir el mundo entre ellos y nosotros. No podemos caer en la indiferencia. Barreras transversales como la actual Ley de Extranjería, la militarización de las fronteras, los CIEs, las devoluciones en caliente que niegan el pan y la palabra además de contravenir las normas internacionales; no ayudan, todo lo contrario: acrecientan la magnitud del desastre. Las prácticas irregulares que terminan convirtiéndose en leyes ilegítimas  complican aún más las salidas positivas a esta situación compleja.
Documental «El naufragio. 30 años de memoria sumergida»
Legitimar el discurso bélico y etnocentrista no sirve. En realidad no estamos ante una mal llamada crisis de los refugiados, en realidad estamos ante una crisis de los derechos humanos.
El inmigrante es una persona. No es un ente abstracto. No es un proceso accidental y pasajero. Tiene vida y familia. Tiene sentimientos, emociones y también necesidades básicas.
Se cierran rutas legales y se abren otras cada vez más peligrosas donde la muerte se mezcla con intereses económicos. Las fronteras  como espectáculo que sirven a un juego político y financiero. Un juego cínico, donde aumentan los beneficios de empresas privadas alrededor de la mal llamada seguridad de fronteras que representa la lógica de una violencia que provoca muchas muertes. (treinta mil quinientos fallecidos en los últimos cinco años, merced a la actual gestión de fronteras en el Mediterráneo).
Hay que aumentar nuestra empatía hacia el dolor de nuestros hermanos para que no se diluya y se agote en la compasión que provoca una imagen concreta, sino que sirva para movilizarnos a largo plazo. Recuperando nuestra memoria histórica.
Debemos tener la voluntad política para detener todas estas muertes.  La inmigración es imparable y tantas muertes no pueden esperar más. Un abordaje multilateral, humano, respetuoso con los derechos, solidario.
Reitero que hay que revertir esta dinámica de odio y de muerte. La inmigración significa también oportunidades de crecimiento para todo el mundo y hay que ponerla en valor. El inmigrante no es el enemigo. No podemos presentar un lenguaje idílico porque hay dificultades, pero tenemos que ser conscientes del potencial positivo que representa la inmigración. Verla como una oportunidad más que una amenaza.
El documental que se acompaña a este escrito  “El naufragio. 30 años de memoria sumergida”, quiere incidir en los errores de la aplicación de políticas que solo han traído muerte y dolor y poner el acento, a través del testimonio de diferentes actores, para que de una forma más humana nos acerquemos a esta realidad compleja.
Espero que su visionado nos ayude a todos y a todas a realizar una reflexión constructiva, serena y sobre todo, que nos sirva para actuar e implicarnos.
Vuelve ¡Qué tal! ¿Cómo estamos? En Paradigma Media

Vuelve ¡Qué tal! ¿Cómo estamos? En Paradigma Media

Ya está aquí la nueva temporada del Qué tal... Conducido por Enrique Rodríguez y en la producción con Carlos Serrano. Dos horas de radio con la actualidad más social para pasar contigo una tarde agradable. En el primer espacio hablaremos sobre Ecología, un ámbito que...

Entrevista a Jesús Cintora

Entrevista a Jesús Cintora

El próximo jueves día 6 de octubre, a las 19,30 horas, en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho de Córdoba, Jesús Cintora estará, invitado por el Colectivo Prometeo de Córdoba, presentando su último libro, "No quieren que lo sepas", que está suponiendo un...

Nuevo Domingos Laicos: «Pedagogía Antifascista»

Nuevo Domingos Laicos: «Pedagogía Antifascista»

José Antonio Naz y Ana Baragaña, presentadoras de Domingos Laicos Cuarenta y siete años después de la muerte del dictador, nos falta mucho para poder confirmar una transición completa a la democracia. Entre otras cosas porque el pacto de la transición se hizo bajo...

4 Comentarios

  1. José de

    La emigración ha sido desde siempre un derecho de la persona humana de transitar por todo el planeta tierra y así debe ser reconocido por los mandatarios gubernamentales

    Responder
  2. Juan

    Muy buen artículo. Quizá, algún día, las generaciones futuras miraran atrás con vergüenza.

    Responder
    • Nieves Franco Lozada

      Impactante documental y grandes palabras para acompañar a la lucha que debemos hacer nuestra.
      Gracias compañero.

      Responder
  3. Jesús García Gualdrás

    -Se necesitan poetas que te apunten al pecho con su arma cargada de futuro, música y canciones de protesta, que protesten ahora y del ahora.
    -Se necesitan artículos de código penal, que penen el chantaje del hambre, sentencias que sentencien la plena nulidad de la ley del banquero.
    -Se necesitan “Miserables”, “Uvas de la ira”, “Santos inocentes”, “Aguas de las colinas”, “Pan y rosas”, traducidas a historias y personajes del siglo XXI.
    Historias de banqueros codiciosos y familias desahuciadas, de obreros sin empleo malviviendo de las chapuzas, de abuelas dando de comer a sus nietos y nietas de futuro robado.
    Historias de cajeras de centro comercial, de camareras y camareros, de vigilantes y de personal de limpieza con empleos de tres horas a la semana, o bien, con jornadas infinitas y turnos de trabajo que les joden la vida.
    Historias de jóvenes, muchachas y muchachos, que deambulan por calles y por plazas con la vida jodida, por no tener ningún maldito turno de trabajo.
    Historias de emigradas y emigrados por medio mundo, expulsados de sus hogares, para con suerte, trabajar algunas horas sirviendo copas, y algunos con mejor suerte, pero también expulsados.
    Historias de muros y pateras, de guerras y alambradas, la historia de muertes en el mar buscando un horizonte,……que están pidiendo a gritos poetas que las canten, pintores que las pinten y escritores que cuenten sus historias.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.