Ante la Campaña de la Renta 2019, Europa Laica recuerda que marcar la casilla de la Iglesia Católica significa financiar los gastos de obispos y curas y de la propaganda y medios de comunicación católicos, no de sus entidades benéficas.

Aseguran que la Iglesia Católica recoge más de 11.600 millones de euros de las arcas del Estado, que podrían ir a servicios públicos como la sanidad, educación, servicios sociales o pensiones.

Cuando acaba de comenzar la Campaña de la Renta 2019, Europa Laica recuerda a los y las contribuyentes el significado práctico de marcar las casillas de la Iglesia o la de Fines Sociales.

Para Europa Laica, es inexcusable que las confesiones religiosas deban ya autofinanciarse y pagar impuestos y piden la inmediata derogación de los Acuerdos de 1979 con la Santa Sede, así como los de 1992 con otras confesiones religiosas y cualquier otra legislación de privilegio. La laicidad del Estado es un principio necesario para la convivencia democrática en igualdad en una sociedad que es plural.

Europa Laica recuerda que marcar la casilla a la Iglesia católica o Fines Sociales resta de la caja común del Estado el 0,7% de la cuota de tu declaración (el 1,4% si se marcan las dos), reduciendo los ingresos para Servicios Públicos (sanidad, educación, dependencia, etc.) a costa de beneficiar a organizaciones particulares como la Iglesia Católica y ONGs. Así se quebranta el principio de que toda la ciudadanía debe contribuir a sostener los gastos públicos según su capacidad (Art. 31 CE).

¿Por qué no marcar la casilla de ASIGNACIÓN TRIBUTARIA A LA IGLESIA CATÓLICA?

Europa Laica entiende que marcando dicha casilla se subvenciona a la Iglesia Católica con el dinero de todos y todas. Se vulnera así el principio aconfesional de que ninguna religión tendrá carácter estatal (Art. 16 CE) y el de no discriminación por razón de creencias (Art. 14 CE). En los últimos años, el 68 % de las/os contribuyentes no marcan esta casilla. Quienes la marcan están quitando unos 285 millones de euros al año del común para engrosar las arcas de la Iglesia católica. Con ese dinero, Europa Laica denuncia que se pagan los salarios y seguridad social del clero y obispos, los gastos generales, campañas publicitarias y el financiamiento de TRECE TV. Sin embargo, tan solo el 2-3% (unos 6 M€) es lo que se destina a la actividad asistencial de CÁRITAS.

 ¿Por qué no marcar la casilla de ASIGNACION TRIBUTARIA A FINES DE INTERÉS SOCIAL?

La organización laicista defiende que es deber del Estado atender estos fines, sin depender de cuántas/os contribuyentes la marquen, o cuál sea la renta de quien lo haga. Marcando esta casilla se subvencionan ONGs que pueden ser contrarias a nuestra voluntad o no ser de interés general. Unos 330 M€ al año salen de esta casilla, y de ellos 115 millones de euros van a organizaciones afines a la Iglesia Católica; por ese motivo ésta anima a marcar las dos casillas.

Europa Laica, basándose en datos oficiales y otros de distintas fuentes, calcula que la Iglesia Católica recauda más de 11.600 millones al año desde la administración pública, desglosados de la siguiente manera:

  • 400 millones de €por las casillas de la Renta (285 millones de € directos + 115 millones de € a través de sus ONGs).
  • 400 millones de €por subvenciones a la enseñanza concertada católica más las nóminas del profesorado de religión en la pública.
  • 900 millones de €en subvenciones a la Obra Social y Asistencias, además de a la atención hospitalaria.
  • 600 millones de €por mantenimiento del patrimonio histórico-artístico. Denuncian que la Iglesia católica ha inmatriculado más de 100.000 bienes que deben restituirse al dominio público. Además, se apropia de los ingresos de las entradas y visitas que no declara ni tributa.
  • 300 millones de €por subvenciones a eventos religiosos, salarios de capellanes, etc.
  • 000 millones de €por exenciones fiscales, al estar exenta de pagar impuestos como el IBI por sus miles de inmuebles. Tampoco paga el impuesto de sucesiones y donaciones, transmisiones patrimoniales, actividades económicas, actos jurídicos, etc., lo que se traduce en subvenciones indirectas.

RECORTES EN SERVICIOS SOCIALES

Mientras esos casi 12.000 millones de euros de dinero público se destina a la Iglesia Católica, entre 2009-2015 se han recortado más de 20.000 millones en educación, sanidad y otros servicios sociales.

Dinero que, además, Europa Laica denuncia que se maneja por parte de la institución católica como en un paraíso fiscal.

Europa Laica no solicita ni recibe subvenciones. Su financiación proviene solamente de las cuotas de las personas asociadas y a través de la colaboración ciudadana.