Florentina Rodríguez / César Pérez.

El Centro Cívico de Poniente de Córdoba abrió ayer sus puertas a las 10:00 de la mañana para iniciar la recogida de muestras de ADN de familiares de víctimas del franquismo, cuyos restos se exhuman en los cementerios de la capital cordobesa, conforme al cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática. Fue un día de esperanza e ilusión para muchas familias que, con impaciencia, aportaron muestras de ADN a fin de encontrar a sus familiares después de tantos años buscando verdad, justicia y reparación. La plataforma de la Comisión de la Verdad ha estado presente en el acto colaborando. El equipo técnico informó de que los kits para la toma de ADN se agotaron ante la afluencia de cordobeses/as, pero se repusieron esa misma tarde.

La recogida que se organiza está supervisada por el catedrático de Medicina Legal y Forense en la Universidad de Granada José Antonio Lorente, el director del banco de ADN de Andalucía, ubicado en Granada y uno de los cuatro que existen en el país y con el que la Junta suscribió un convenio por cuatro años para concentrar toda la información disponible sobre víctimas de la represión franquista. Tal y como dicta la Ley de Memoria Democrática Andaluza, será “la Junta la que realizará pruebas genéticas que permitan la identificación de los restos óseos exhumados. A tal fin, establecerá y gestionará un sistema de banco de datos de ADN en colaboración con las universidades públicas de Andalucía, en el que se registrarán tanto los datos de los restos óseos exhumados como el ADN de personas voluntarias que, tras su acreditación, deseen formar parte de este banco de datos por su condición de familiares víctimas”.

Llegaron personas de Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga, Jaén y Sevilla, además de distintos municipios de la provincia. La Oficina de la Memoria Democrática de la Junta de Andalucía en Córdoba ha recibido unas 140 solicitudes de familiares para que la Administración andaluza iniciara la búsqueda de esos restos, y más de cien personas se les tomaron ayer muestras de ADN. Los análisis concluyeron hacia las siete de la tarde, pero más adelante se concretarán otras jornadas similares para engrosar el banco de ADN.

Por parte del Estado central también se ha puesto en marcha otra iniciativa parecida. El pasado 7 de marzo, la Dirección General para la Memoria Histórica del Ministerio de Justicia puso en marcha la elaboración de un censo nacional de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista, necesario para cumplir el mandato de localización e identificación de las mismas incluido en la “Ley de Memoria Histórica” o Ley Orgánica 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante aquella etapa histórica. Hasta el próximo 27 de marzo, todos los interesados pueden enviar al ministerio sus aportaciones sobre la iniciativa a través del buzón de correo DG.Memoria.Historica@mjusticia.es.

Con ese objetivo, la Dirección General para la Memoria Histórica ha iniciado la redacción de un real decreto que creará una base central de datos que compende la información disponible sobre las desapariciones forzadas durante la Guerra Civil y la dictadura y permita establecer estadísticamente la tipología de las víctimas en función a la distinta naturaleza de la represión sufrida.

Notificación del equipo técnico que interviene en las fosas del cementerio de Nuestra Señora de la Salud

El equipo que interviene en las fosas del cementerio de la Salud de Córdoba, tras atender a los familiares de víctimas de la represión franquista emplazados a la convocatoria para la recogida de muestras de ADN programada para el día 7 de marzo de 2019, en el centro cívico de Poniente Sur de Córdoba, informa de la recogida de un total de 132 muestras, habiendo superando todas las expectativas conforme a la afluencia de personas, muchas de ellas naturales de Córdoba, otras desplazadas desde diversos municipios de la provincia o, incluso, desde otras provincias dispersas por toda la geografía nacional.

El equipo técnico destaca y valora positivamente la asistencia de un importante número de familiares directos de las víctimas, entiéndase hijos, así como la recepción de alrededor de 60 nuevas solicitudes de exhumación que serán formalmente presentadas en el registro de entrada de la Junta de Andalucía. Asimismo, el equipo técnico agradece, tanto a los familiares como a los voluntarios, la paciencia y colaboración exhibida durante toda la jornada.