IU, Podemos y EQUO cierran un acuerdo marco para las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019

Las direcciones de Podemos, Izquierda Unida y Equo cerraron ayer el acuerdo para ir de forma conjunta a los procesos electorales del año 2019, según han informado en un comunicado.

La denominación de la coalición será “Unidas Podemos-Izquierda Unida-Equo” en las elecciones municipales y autonómicas, si bien podrá modularse “en función de lo que hablen las organizaciones de cada municipio, pudiendo cambiarse el orden de los nombres de los partidos o eliminarse si uno de ellos no estuviese presente”. En las europeas, el nombre de la coalición será “Unidas Podemos cambiar Europa“. La raíz común, en todo caso será “Unidas”.

Este documento base servirá de punto de partida para otros acuerdos de confluencia a nivel europeo, regional y municipal de cara al periodo electoral de 2019.

El secretario de Organización y Programa de Podemos, Pablo Echenique, ha destacado la importancia del acuerdo alcanzado para ir de forma conjunta a los procesos electorales del año 2019, porque a su juicio trabajando “con aliados el espacio del cambio será cada vez mayor”.

Echenique se reunió ayer en la sede de su partido con responsables de la organización municipales, autonómicos y europeos “básicamente para organizar y ponernos de acuerdo en la manera de lograr acuerdos electorales para las alecciones de 2019”.

“El tamaño de esta operación requiere que todos los territorios trabajemos al unísono, y que podamos tener candidaturas a la altura de lo que se merecen los vecinos de este país; en esta reunión empezamos a trabajar esos acuerdos que deberán llegar a lo largo de este año y que con aliados aspiramos a que el espacio del cambio sea cada vez mayor”, declaró antes del inicio de ese encuentro.

El secretario de Organización y Programa de Podemos destacó la importancia de esos comicios porque quedan muchos retos, tras el “paso muy importante que se dio ayer”.

“Somos unos convencidos de que la unidad es una condición indispensable para ganar este país para la gente que lo ha pasado mal en los últimos años, hay que trabajar mucho y todos juntos”, explicó Echenique, quien señaló que en este encuentro pretenden “sentar la bases de todo lo que va a hacer la organización en los próximos meses”.


El coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, expresó su satisfacción por este acuerdo, del que indicó que es “muy positivo” para España, pues va a permitir a las distintas organizaciones que lo conforman elaborar fórmulas “para conseguir gobernar en esos municipios y comunidades”.

Lo manifestó minutos antes de inaugurar la Jornada de elaboración colectiva del ‘Programa Marco Municipales y Autonómicas’ en la que se debatieron temas sociales que creen que deben abordarse. Temas que Garzón piensa que el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debe poner encima de la mesa: “Muchas de las cosas que vamos a debatir hoy aquí podrían ponerse en marcha en el Gobierno de España si el PSOE estuviera dispuesto a hacerlo”.

“La política es diálogo y este acuerdo es positivo porque es una muestra de la capacidad de construir juntas aportando desde la diversidad un modelo de gobernanza común. Además, permite ofrecer a la ciudadanía una única papeleta comprometida con las políticas transformadoras de nuestras ciudades y pueblos para avanzar hacia municipios más sostenibles trabajando por la equidad y el cuidado de lo público con honestidad”, señaló Beatriz del Hoyo, responsable del Área Política de la Comisión Ejecutiva Federal de EQUO. “EQUO ha sido un actor imprescindible para impregnar las políticas de ecología y en 2019 vamos a apostar con fuerza para llegar más lejos, a más municipios y a más políticas porque es más necesaria que nunca una transición ecológica y socialmente justa”.

“Este acuerdo es la consolidación de nuestra apuesta por la construcción del espacio del cambio, que tendrá amplia presencia del ecologismo político. Queremos apuntalar aquellos espacios en los que el cambio ha comenzado, y expandir nuestra presencia en otros. Otro modelo no será posible sin una apuesta ecologista nítida”, afirmó Juantxo López de Uralde, coportavoz federal de EQUO.

Este documento se someterá, como es habitual, a votación por parte de las bases para su ratificación.

 

Declaración conjunta de PODEMOS, IZQUIERDA UNIDA y EQUO de cara a los procesos electorales de 2019
Madrid, 2 de junio de 2018

De cara a las próximas elecciones europeas, forales (en Euskadi), insulares (en Canarias e
Illes Balears), autonómicas (en todos los territorios menos Euskadi, Galicia y Catalunya), de
ciudades autónomas y municipales, las direcciones de PODEMOS, IZQUIERDA UNIDA y
EQUO, atendiendo a la voluntad expresada por sus respectivas bases, a las decisiones de
los órganos competentes y a los reglamentos que se apliquen, declaramos conjuntamente:

1.- OBJETIVO
Nuestra determinación de seguir construyendo el bloque histórico del cambio, del que no
sólo participan PODEMOS, IZQUIERDA UNIDA y EQUO, sino también muchas otras
fuerzas y plataformas municipales hermanas. En este sentido, este documento pretende ser
tan sólo un punto de partida abierto y con voluntad de sumar a todo el mundo.

2.- PROGRAMA
El compromiso de construir una España más moderna, más democrática y más justa social
y medioambientalmente, en base a los ejes de acción política consignados en el anexo
programático (sin perjuicio de los programas electorales específicos que desarrollen las
diferentes organizaciones). En este sentido, además, hacemos una apuesta clara por la
elaboración programática lo más abierta y participativa posible como base para la unidad
popular y la confluencia. Los programas conjuntos que se elaboren en los diferentes ámbitos
cimentarán los acuerdos que se produzcan.

3.- FÓRMULA JURÍDICA
La coalición electoral representa la fórmula más adecuada para expresar nuestra unidad sin
renunciar a la diversidad. Para ello, las coaliciones deberán ser de ámbito estatal en las
elecciones europeas y municipales y serán de ámbito autonómico para las elecciones
autonómicas. En el caso de las elecciones municipales, se buscará, además, el esquema
jurídico que garantice la agregación de resultados y la máxima representación en las
instituciones supramunicipales. Para que la coalición se presente en un municipio concreto,
no será necesario que estén presentes las tres fuerzas firmantes de esta declaración.

4.- MARCA
Las tres organizaciones firmantes de este acuerdo declaran que el denominador común de
este proceso y de los próximos procesos electorales es la unidad de las fuerzas que quieren
construir un proyecto de país más justo e igualitario, con derechos que garanticen una vida
digna.
Es por ello que acordamos que el nombre que se use en los diferentes procesos sea:

Municipales y de ciudad autónoma: La denominación de la coalición será «Unidas
Podemos Izquierda Unida Equo», si bien podrá modularse en función de lo que
hablen las organizaciones en cada municipio, pudiendo cambiarse el orden de los
nombres de los partidos o incluso eliminarse el nombre de alguno de ellos si no
estuviese presente en dicho municipio o así se acordase. Por ejemplo, en los casos
en los que sólo estuviera presente Podemos, el nombre podría ser «Unidas
Podemos», en los casos donde solo estuviera presente Izquierda Unida, el nombre
podría ser «Unidas Izquierda Unida» y en los casos donde solo estuviera presente
Equo, el nombre podría ser «Unidas Equo». De esta manera y únicamente en el
caso municipal, la presencia de la palabra ‘Unidas’ permitiría cumplir los requisitos
legales que hacen falta para que se puedan agregar los votos de manera global con
las candidaturas de otros municipios.

o La denominación podría no aplicarse en el caso excepcional de “marcas
consolidadas” en grandes ciudades con situación de gobierno municipal. No
obstante, las organizaciones firmantes se comprometen a trabajar para que
estas marcas consolidadas puedan incorporarse a la presente coalición.

o Asimismo, la denominación podrá ser diferente en las elecciones municipales
en Catalunya y Galicia y será fruto del acuerdo con las fuerzas políticas
hermanas en esos territorios.

Autonómicas, forales e insulares: Igual que en el caso anterior, la denominación
será «Unidas Podemos Izquierda Unida Equo» y podrá modularse en función de lo
que se acuerde en los territorios, pudiendo eliminarse el nombre de alguno de los
partidos si no estuviese presente en dicho territorio.

Europeas: El nombre de la coalición será «Unidas Podemos cambiar Europa».

Los aspectos legales de las diferentes coaliciones serán aquellos que permitan llevar a cabo
este acuerdo político sobre el nombre, incluyendo las diferentes casuísticas referidas.
En todas las papeletas electorales aparecerá, además del nombre de la coalición, las siglas
y logos de cada una de las organizaciones presentes en las elecciones europeas, el
municipio o territorio en cuestión; pudiendo ser excepciones a esta regla general el caso de
“marcas consolidadas” en grandes ciudades con situación de gobierno municipal.

5.- TERRITORIOS
En el ámbito europeo, foral, insular y autonómico, las organizaciones firmantes apostamos
por conformar candidaturas unitarias que impulsen el proceso de cambio en el conjunto del
país. Por ello, y entendiendo la complejidad territorial, trasladamos la firme voluntad política
de llegar a un acuerdo unitario con más organizaciones para recuperar los derechos
robados y avanzar en mejorar las condiciones de vida de todas las personas en cada una de
las Comunidades Autónomas. En todo caso, en los niveles europeo, foral, insular y
autonómico, las organizaciones firmantes apostamos por la celebración de primarias de
cada una de las organizaciones para después confluir en una papeleta de unidad como el
método que mejor combina el principio democrático con el respeto a la identidad de cada
una de las partes. El resto de los detalles de los acuerdos autonómicos, forales e insulares
corresponderá a los ámbitos territoriales.

6.- MUNICIPALES
En el ámbito municipal y de ciudades autónomas, el proceso deberá tener en cuenta las
numerosas experiencias de candidaturas unitarias a la hora de sumar el mayor número de
actores. Para facilitar la elaboración de candidaturas en multitud de municipios, si así lo
acordasen las diferentes organizaciones participantes, se podrían llevar a cabo primarias
conjuntas apostando por sistemas lo más proporcionales posibles. La participación como
votante en estas primarias deberá requerir la aportación de todos los datos de identidad que
se precisen para garantizar el proceso y se generarán censos únicos para cada proceso.
En todos los ámbitos territoriales, se buscará incorporar a través de procesos amplios a
personas con un perfil relevante por su trabajo en el ámbito de la sociedad civil y las luchas
sociales.

7.- COMPROMISOS ADICIONALES
Las organizaciones firmantes apuestan por seguir construyendo un espacio unitario y
diverso, para lo cual todas las organizaciones participantes deben garantizar que, tanto en el
proceso electoral como en el desarrollo post electoral de los grupos institucionales, se
compartan de forma adecuada todos los espacios y recursos de modo que se salvaguarde
la visibilidad y se fortalezca a dichas organizaciones. Las organizaciones firmantes instan a
sus representantes en los territorios a garantizar estos elementos en las negociaciones
singulares que se produzcan con posterioridad a este acuerdo.

8.- FECHAS
Que la fecha límite para llegar a los acuerdos en todos los ámbitos territoriales será entre
noviembre y diciembre de 2018. El mes de enero de 2019 será la fecha límite para las
primarias municipales de cada organización y el mes de febrero para las primarias conjuntas
allí donde las hubiera, sin menoscabo de que los procesos se puedan adelantar por la
consolidación de acuerdos programáticos o por respeto al calendario de cada una de las
organizaciones. En los Ayuntamientos donde se gobierne se valorarán las fechas de forma
excepcional.

ANEXO PROGRAMÁTICO: 5 PROPUESTAS PARA UN NUEVO PAÍS

10 años después del inicio de la crisis, persisten tanto sus efectos como las soluciones de
recortes, austeridad y precarización de nuestras vidas. Somos millones, una mayoría social
que lleva un país distinto en sus cabezas y en sus cuerpos:

• Un país con futuro, con un modelo productivo sostenible y diversificado que cree
empleos de calidad y que haga posible una distribución justa de la riqueza.

• Un país en el que nadie se quede atrás ni vaya con la lengua fuera, en el que
cuidemos más y en el que se cuide a quienes cuidan, un país vertebrado y con más
igualdad.

• Un país en el que a nadie le falten recursos y servicios básicos con los que
desarrollar una vida digna: trabajo, vivienda, energía, sanidad, educación.

En suma, queremos un país con derechos y con igualdad real.

1.- UN PAÍS PRODUCTIVO, SOSTENIBLE Y CON EMPLEO
A pesar de que cada vez tenemos mayores capacidades, nos estamos convirtiendo en un
país de servicios de bajo valor añadido, que generan trabajos precarios y vidas difíciles de
sostener. Necesitamos realizar la transición económica más ambiciosa de nuestra historia y
avanzar con urgencia hacia un modelo productivo al servicio de las personas y a la altura de
los retos ecológicos del planeta, como el cambio climático.

Queremos una España que despliegue toda su potencialidad, con nuevas instituciones
económicas que impulsen sectores innovadores y con capacidad de crear empleo de
calidad, una cultura con la que crear y de la que vivir, sectores con alto componente de
I+D+i, la rehabilitación y la construcción de viviendas sociales, la reindustrialización
sostenible, la reorientación ecológica del turismo o las energías renovables.

Defendemos el papel de lo público en la economía precisamente para eso, para poder
decidir el país que queremos. Por eso es imprescindible salir de la perversa dinámica de los
recortes que lastra nuestra economía y la pone al servicio de los poderosos y empezar a
impulsarla a favor de la gente. Debemos recuperar las riendas de nuestro futuro económico.
Necesitamos una reforma fiscal para que quienes hoy no pagan, o pagan poco, tributen por
sus beneficios, y unas relaciones laborales que garanticen el trabajo con salarios dignos y
con derechos.

2.- UN PAÍS DEMOCRÁTICO Y SOLIDARIO
Nuestro pueblo no merece la corrupción que padecemos. Limpiar las instituciones de la
corrupción es el primer paso para ganar la democracia y nuestro futuro. Hay que erradicar
las prácticas propias de corruptos y corruptores que dirigen el país sin haberse presentado
nunca a las elecciones. Las instituciones deben dejar de estar al servicio de sus negocios y
volver a la gente para atender sus necesidades de manera cercana.

Necesitamos una intensificación de la democracia, de la transparencia y del control
ciudadano para la renovación de nuestro país. Para ello es necesario recuperar la
suficiencia económica de todas las administraciones, en particular de las locales, la igualdad
en el voto y los mecanismos de participación directa de la ciudadanía: control de sus
representantes, presupuestos participativos, consultas vinculantes, iniciativas populares, etc.
También necesitamos poner en primer plano la defensa de los derechos humanos y avanzar
en verdad, justicia y reparación. Del mismo modo, es importante tomar en serio la garantía
del bienestar animal.

Tenemos la suerte de ser un país diverso y plural, con naciones en nuestro territorio y una
enorme riqueza cultural. Vemos esta diversidad como un valor, no como un problema y por
eso defendemos que la mejor forma de garantizar la convivencia y crecer todos y todas
juntas es a través de cauces democráticos.

Necesitamos conectar y vertebrar nuestro país de manera urgente. Unas hipotecas
imposibles y unos alquileres cada vez más altos, es decir, una nueva burbuja inmobiliaria,
impiden que la gente pueda vivir bien en la mitad del país al tiempo que en la otra no tiene
oportunidades para quedarse donde desearía. Solo unas infraestructuras, unas inversiones
y unos servicios suficientes que nos permitan movernos y vivir con la misma dignidad en el
medio rural que en cualquier gran ciudad pueden revertir el proceso de despoblación y
envejecimiento.

3.- UN PAÍS CON SERVICIOS PÚBLICOS DE CALIDAD
Necesitamos un país donde nadie pueda quedarse atrás porque existen unas garantías de
rentas y de servicios públicos de calidad en educación, sanidad, servicios sociales y
dependencia que nos permitan llevar una vida digna y nos den la seguridad que merecemos
en tiempos de incertidumbre y precariedad. Recuperaremos la calidad de nuestros servicios
públicos y los blindaremos al máximo nivel.

Consideramos la vivienda como un derecho y queremos que las administraciones ofrezcan
parques públicos de vivienda en alquiler a precios asequibles. Exigimos la dación en pago y
el fin de los desahucios y, lo más importante, regular el mercado de la vivienda para impedir
que sea una inversión especulativa y conseguir que empiece a ser un derecho de verdad.

4.- UN PAÍS EN IGUALDAD
La lucha por la igualdad de las mujeres es una de las más importantes de la humanidad.
Lucharemos hasta conseguir la igualdad entre hombres y mujeres y que, a igual trabajo,
igual salario, penalizando el acoso o discriminación y apoyando la conciliación.

Con una violación cada 8 horas y una tasa inaceptable de crímenes machistas, tenemos que
cambiar como país. Somos feministas y tenemos mucho trabajo por delante. Vamos a
formar en feminismo a todas las instancias de la administración, para que nunca más ningún
servidor público vuelvan a no creer a las mujeres en la defensa de sus derechos a una vida
libre, segura y plena.

Defendemos la paridad en todos los ámbitos, empezando por la representación política, así
como un cambio cultural que haga que el trabajo de cuidados no sea entendido como un
trabajo solo femenino, para acabar con la doble jornada que dificulta que las mujeres sean lo
que quieran ser. Avanzar hacia la igualdad también es reconocer todos los cuerpos y formas
de vida en su diversidad real, cualquiera que sea su origen y su forma de constituirse y
quererse.

5.- CAMBIAR EUROPA
El proyecto europeo ha quedado atrapado en las políticas de austeridad y de vasallaje de
los pueblos del Sur. Esta desigualdad, que rige hoy por hoy en Europa, solo se sostiene por
la ausencia de democracia con la que funciona el día a día de la UE. Por eso queremos
cambiar Europa, para revertir el proceso de desintegración y de ascenso de la extrema
derecha, para volver a ser un espacio de acogida, de igualdad, de libertad y de fraternidad a
la altura de sus pueblos.

La UE ha adoptado políticas en las que no nos reconocemos respecto a los episodios
internacionales más importantes de los últimos tiempos. Desde la crisis de los refugiados, a
la crisis de nuestras economías, pasando por tratados como el CETA o el TiSA, que buscan
apuntalar los privilegios de unos pocos.

Solo la cooperación y la alianza entre los millones de personas que queremos una Europa
distinta, basada en sistemas de protección social, fiscales y bancarios más justos, puede ser
el camino de una recuperación europea. Nos quieren en la periferia europea, pero nos
tendrán en el centro del cambio que necesita el continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.