La plataforma de AMPAs “Niñ@s del Sur” manifiesta su indignación ante el desamparo que padecen los niños y las niñas en sus colegios por las altas temperaturas

COMUNICADO PLATAFORMA DE AMPAs “NIÑ@S DEL SUR”

La Plataforma de AMPAs “Niñ@s del Sur”, que agrupa a más de cuarenta Asociaciones de Padres y Madres de centros educativos públicos de Córdoba, desea mediante el presente comunicado manifestar su indignación ante el desamparo que padecen los niños y las niñas en sus colegios, y en los que a día de hoy siguen sufriendo las consecuencias de las altas temperaturas y calor excesivo en las aulas de los centros educativos a los que asisten.

En este sentido, destacar que desde que empezó el curso, en numerosos días hemos soportado máximas por encima de 35º e incluso rozado los 40º. El alumnado y profesorado ha tenido que aguantar dando clase en aulas recalentadas, y a pesar de existir un plan de actuación contra las altas temperaturas elaborado por la Junta de Andalucía el año pasado tras las olas de calor de la primavera del 2017, el mismo no ha sido aplicado en nuestra provincia a pesar de decretarse la alerta amarilla algunos días; sin embargo, en otras localidades andaluzas sí ha sido activado.

Nuestra Plataforma, tras recibir numerosas quejas de madres y padres, se encuentra en proceso de elaboración de un informe que refleje el estado actual en el que se encuentran las prometidas reformas y obras de climatización, tanto por parte de la Junta de Andalucía, como del Ayuntamiento de Córdoba, así como el resultado percibido por la comunidad educativa de la eficacia de las mismas en los casos en los que éstas se hallan finalizadas. Cabe destacar que en la elaboración del informe nos estamos encontrando con dificultades para acceder a los centros educativos para comprobar la temperatura de las clases in situ, llegándose en algunos de ellos a prohibir el acceso de padres y madres para efectuar mediciones.

También estamos preparando la convocatoria de una Asamblea donde se decidirán las siguientes líneas de actuación de la Plataforma, que no descarta volver a movilizarse en las calles.

Denunciamos además que a pesar de nuestras solicitudes, la Junta de Andalucía, en la persona de su Delegado de Educación, sigue sin recibirnos para poderle trasladar en persona nuestras peticiones, como sí lo ha hecho el Ayuntamiento de Córdoba en dos ocasiones. Nos duele ver cómo una Administración no nos considera interlocutores válidos y no trabaja codo a codo con el resto de partes implicadas para asegurar el bienestar de la infancia de nuestra región, que es el futuro de la misma. Como padres y madres nos sentimos ninguneados por esta circunstancia y por el hecho de que no se esté contando con nosotros, miembros de la comunidad educativa, en la planificación, ejecución y evaluación de las reformas destinadas a mejorar la climatización y las medidas para combatir el calor mientras éstas llegan. No puede ser, por ejemplo, que se insista en hidratar a los pequeños y en algunos colegios no haya las suficientes fuentes, o se encuentren rotas, en mal estado o al sol. Ni que se instalen sombreados no efectivos, o que en el plan de medidas urgentes se recoja la posibilidad de acabar las clases a las doce del mediodía cuando muchas familias dependen de aula matinal, colegio y comedor para poder conciliar trabajo y el cuidado de sus hijos, por citar sólo algunas de las muchas incongruencias y desatinos.

En declaraciones a un medio informativo la semana pasada, en plena alerta amarilla, la Delegación de Educación de Córdoba manifestó que no le constaban quejas o denuncias de los padres y madres en el período de curso que llevamos. Asistimos estupefactos a la constatación de la efectividad del viejo dicho que dice que el que no llora, no come: las familias no somos técnicos de prevención de riesgos laborales, ni inspectores, ni perros guardianes, y sin embargo nos vemos obligados a serlo. Nos causa un enorme pavor comprobar que si queremos que nuestros hijos e hijas tengan una educación de calidad en colegios dignos tenemos que ejercer una constante vigilancia y denuncia para ello. Dicha situación nos lleva casi al agotamiento y desesperación; pero si la intención de las Administraciones competentes es que tiremos la toalla, sentimos comunicarles que no está en nuestras intenciones.

Queremos anunciar también nuestro completo apoyo a la Plataforma Escuelas De Calor, compañera de lucha, en su denuncia de la paralización del Proyecto de Ley de Bioclimatización impulsado por las AMPAs y presentado por Podemos en el Parlamento Andaluz. Dicho Proyecto de Ley fue aprobado por todos los grupos políticos salvo PSOE en la primavera de este año y paralizado en su fase de enmiendas por el desinterés de los Grupos Socialista y de Cs’ en sacarla adelante, dejando en suspenso la esperanza que habíamos depositado en lo que iba a ser el marco normativo que permitiera dotar a los centros educativos de la habitabilidad necesaria. Una vez más somos testigos de cómo quienes han sido elegidos para actuar en nuestro nombre no están a la altura de lo que les exige la sociedad.

Finalmente, queremos recordarles a las instituciones implicadas que la Educación, con mayúscula, no sólo es un derecho fundamental de la infancia, y garantizado por la Constitución Española, sino que es el medio por el cual se construye la sociedad en la que vivimos. Jugando con ella, jugando con el presente de las generaciones más jóvenes, juegan en realidad con el futuro de esta tierra. Los niños y niñas no tienen actualmente ni voz ni voto en la sociedad, pero sus padres y madres sí; por ello, seguiremos alzando la voz, y la respaldaremos con nuestros votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.