Manifiesto de CC.OO. y U.G.T.

Las próximas elecciones del 28 de abril no van a ser unas elecciones más, van a ser determinantes para nuestro país. Apuntan a una confrontación política y electoral entre quienes defienden políticas sociales, de mejora del estado de bienestar y reparto de la riqueza, frente a los que abogan por la rebaja de impuestos, por los regalos fiscales a los ricos y por la liquidación del gasto social.

En estos dos últimos años, las finanzas públicas han registrado una subida del 7,8%, han mejorado los índices de recaudación y se han alcanzado cifras en torno a 210 mil millones de euros. Y todo eso teniendo en cuenta que con la crisis hemos perdido 1,4 millones de empleos y que los salarios no terminan de crecer como debieran. Este aumento de los ingresos públicos, no se está utilizando para recomponer los efectos negativos de la crisis. Al contrario, se siguen aplicando las mismas políticas de recortes que sólo perjudican a las clases populares y a la mayoría de los pensionistas. El gasto social que necesita este país debe servir para recomponer los desastres sociales de la crisis, para mantener y mejorar unos servicios públicos de calidad. Para eso se deben incrementar sustancialmente los recursos públicos en sanidad, educación, vivienda, protección social y ayuda a la dependencia.

Es necesaria e ineludible una reforma fiscal progresiva, integral y justa para sostener nuestros servicios públicos. Esta reforma debe hacer pagar más a quienes tengan más recursos económicos, fundamentalmente las rentas del capital. También debe aprobarse un plan de choque contra el fraude fiscal y la economía sumergida.

Los Partidos de derecha (PP y Ciudadanos) que han gobernado y se presentan a las próximas elecciones han defendido, durante estos años de crisis, los intereses de los sectores dominantes de este país. Sus políticas han servido para aumentar los beneficios de los grandes consorcios financieros, hundiendo en la pobreza a las mayorías sociales, aumentando las desigualdades a base de reformas y recortes de servicios públicos y redoblando sus esfuerzos para destruir el Sistema Público de Seguridad Social y facilitar así su privatización. Mientras, se permite que la banca se quede con los 60 mil millones de euros del rescate bancario.

Con sus políticas han expoliado la Seguridad Social, resultado obvio de aminorar sus ingresos y multiplicar sus desembolsos. Vaciaron la hucha de las pensiones, que en sus mejores momentos ofreció réditos de hasta 3.000 millones anuales. Instauraron el misero 0,25% en la revalorización de las Pensiones, impusieron el pago de medicamentos, que ha supuesto, desde 2012, el trasvase de unos 8 mil millones de euros de las rentas de los jubilados a las áreas de las farmacéuticas. Con ello, más de 2 millones de pensionistas se han visto obligados a dejar tratamientos, asumiendo riesgos muy altos para su propia vida.

Por todo lo dicho, pedimos a los pensionistas y jubilados españoles que, ante las próximas elecciones del 28 de abril, examinen detenidamente las conductas de las fuerzas políticas en relación con las demandas de U.G.T. y CC.OO. en defensa del Sistema Público de Pensiones: Derogación del Factor de sostenibilidad y el Índice de revalorización del 0,25; derogación de las Reformas laborales de 2010 y 2012 y la Reforma de las pensiones de 2013. Así mismo, exigimos la derogación del Real decreto 16/2012 que estableció el copago farmacéutico.

EN DEFINITIVA, SÍ QUEREMOS CONTAR CON UNA VERDADERA POLÍTICA QUE FAVOREZCA A LOS/AS TRABAJADORES/AS, A LA MAYORÍA DE LOS/AS PENSIONISTAS Y JUBILADOS Y A LAS PERSONAS MÁS NECESITADAS. YA SABEMOS A QUIEN NO DEBEMOS DAR NUESTRO VOTO.

TENEMOS QUE CONSTRUIR UN PAÍS MAS JUSTO, COHESIONADO Y MAS DIGNO

“‘TU VOTO DECIDE”