Fueron atropellados en la noche del día 20. Uno en la carretera Villamanrique-Hinojos y otro en la que une El Rocío y Almonte.

En Doñana urge actuar en los puntos negros y permeabilizar las carreteras, para conciliar la circulación de vehículos y la vida silvestre.

Foto de portada: uno de los linces atropellado el pasado miércoles

Ecologistas en Acción tuvo conocimiento el pasado jueves, 21 de mayo, de que el día anterior fueron atropellados  y murieron dos linces en sendas carreteras del Espacio Natural Doñana. Una hembra en la carretera de Villamanrique-Hinojos y un macho joven en la de El Rocío-Almonte. No se ha informado de todos los casos desde fuentes oficiales y por tanto no han salido en prensa, como el ejemplar atropellado el pasado 12 de mayo en el camino asfaltado de El Rocío a Villamanrique. Por tanto son ya nueve los ejemplares atropellados en la zona, en lo que va de este año, de los cuales sólo dos sobrevivieron y se encuentran en un Centro de Recuperación de Especies de la Junta de Andalucía.

Desde Ecologistas en Acción y dirigido a la ciudadanía de la Comarca de Doñana, se lanza nuevamente el mensaje de que es necesario, estar alertas y extremar la precaución en las carreteras locales, prestando especial atención a la reducción de velocidad, aunque el tráfico de vehículos sea menor, por la situación extraordinaria de la pandemia.

En esta carretera de Chucena-Villamanrique-Hinojos, se han producido cuatro de los nueve atropellos, lo cual lleva a otra de las cuestiones principales sobre las que recurrentemente se hace hincapié: los puntos negros. Se tiene registro de todos los casos de atropello de lince desde hace décadas, por lo cual, se debe actuar inminentemente sobre esos lugares, en la adaptación de las infraestructuras para permeabilizarlas para la fauna. Desde Ecologistas se entiende que hay que ir más allá, haciéndose necesario solicitar una revisión de la señalización viaria y controles de velocidad por la Dirección General de Tráfico en todos ellos, en aras de adaptar la circulación a las características de la vía, para salvaguardar a la fauna y para estar más cerca de garantizar la seguridad para las personas en el tráfico por las mismas.

Ecologistas en Acción considera que el lince se está recuperando por todos los esfuerzos realizados durante décadas, pero no hay que bajar la guardia, y solicita a la Junta actuar urgentemente en los puntos negros, implantar medidas preventivas y correctoras, y poner en marcha un plan para garantizar la conectividad mediante la permeabilización de las carreteras y la recuperación de la red de corredores, evitando con ello además el despilfarro de dinero público de supondría fracasar en hacer viable la recolonización del lince de nuevos territorios.