Solidaridad con los Campamentos Dignidad Extremadura

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a las nueve personas de los Campamentos Dignidad de Extremadura que se atrevieron a protestar en el plató de TVE en Mérida (¿la televisión de todos los españoles?) pidiendo mejores condiciones de vida para la población extremeña más desfavorecida.

Tienen que pagar 8.100 euros (900 por cabeza) más las costas de este juicio injusto. En total 11.562 euros. Una sentencia que confronta con otras que vemos a diario y que llaman la atención por ser muchísimo más benevolentes con gente de capas sociales altas. Es el momento de la solidaridad. De echar una mano a las personas que dan la cara por tanta gente humilde y que peor lo está pasando.

Manolo Cañada, uno de los represaliados, aplica en su día a día algo que también recuerda cada vez que le es posible: que la solidaridad es la ternura de los pueblos. Desde Paradigma Media Andalucía entendemos que es momento de derrochar ternura, afecto, cercanía, solidaridad. Es el momento de, tras entrar y ver los distintos vídeos que las gentes de los Campamentos Dignidad están haciendo llegar a todos sitios, hagamos nuestra aportación para que la enorme injusticia cometida con ellos y ellas se transforme en cariño y ayuda. En ponernos en su pellejo y acercarnos a su bello acto de rebeldía.

Desde Paradigma Media Andalucía, además de solidarizarnos en todos los sentidos con los Campamentos Dignidad Extremadura, os instamos encarecidamente a que hagáis las aportaciones que sean posibles, y que animéis por vuestra cuenta a amistades y familia, en la cuenta corriente que tienen abierta para poder hacer frente al pago de la condena:

ES44 2100 4294 4322 0012 8747

¡¡SI NOS TOCAN A UNO/A, NOS TOCAN A TODOS/AS!!

A continuación tenéis varios vídeos. Os recomendamos que los veáis. Ponen los pelos de punta. Dan ánimo y nos ayudan a seguir creyendo que hay otro futuro para nuestro maltrecho pueblo. Un futuro de derechos, de trabajo, de pan, de techo y de dignidad. Un futuro de solidaridad entre los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo, sin importar de dónde vienen, qué creen o cómo hablan. Una clase trabajadora unida sin fronteras por sus condiciones de vida digna. Aquí tenéis al pueblo, unido, ayudándose, luchando y enarbolando la bandera de la dignidad. ¡Difundid, por favor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.