• Ayer, desde el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) se denunciaba la explotación y semiesclavitud sufrida en los campos de recogida de la fresa, que incluían abusos sexuales entre las centenares de jornaleras marroquíes explotadas laboralmente en el campo andaluz.
  • Las mujeres han denunciado que no les pagan, que viven en condiciones penosas y que un responsable de la finca ha intentado abusar sexualmente de alguna de ellas.
  • Esta mañana, la Inspección de Trabajo de Huelva se negaba, según los militantes del SAT, a recibir a este sindicato.

Cientos de mujeres que trabajan como temporeras en la empresa Doñaña1998 de Almonte fueron “invitadas” ayer a subir a autobuses para ser devueltas a su país de origen en el día de hoy, antes de que finalice su contrato de trabajo la próxima semana, según informó La Mar de Onuba. De esta forma, tratarían de evitar que estas mujeres puedan ratificar los hechos denunciados ante la Guardia Civil, que debían ser puestos en conocimiento de la Inspección de trabajo hoy lunes, con lo que se impediría que los inspectores del Ministerio pudieran escuchar de primera mano la versión de las temporeras. Óscar Reina Gómez (SAT) denunciaba ayer lo siguiente desde las redes sociales: “Se están llevando de una forma totalmente injusta, impune, cobarde y forzada a las mujeres migrantes que denunciaron hace 2 días los abusos laborales que sucedían en un tajo de Almonte, Huelva. Esto no se puede permitir. El SAT acaba de denunciar nuevamente esta situación. Derechos Humanos para tod@s l@s Seres Humanos. Hay que parar esto ya”.

La Guardia Civil habría impedido que los autobuses ya fletados continuaran su camino, y las temporeras habrían sido devueltas a los campos de los que estaban siendo expulsadas, donde según los datos ofrecidos por el SAT al Juzgado de Huelva están siendo “retenidas” para poder embarcarlas de regreso a Marruecos.

José Antonio Brazo Regalado, representante del SAT, formalizó en el Juzgado de Guardia de Huelva una denuncia por la supuesta “comisión de un secuestro en estos momentos, a temporeras en el pueblo de Almonte, Finca Doñana 1998”. Según reza en la denuncia, de la que las redacciones de Confidencial Andaluz y La Mar de Onuba poseen copia, dice lo siguiente:

“Las secuestradas (unas 400 mujeres extranjeras temporeras, recogen frutos rojos), están ahora en la finca retenidas y las quieren echar de la finca, contratadas en origen y tienen contrato vigente con la empresa Doñana 1998”.

Sin embargo, hoy, Diego Cañamero afirma que la inspección de Trabajo se ha negado a recibirlos: “hoy lunes día 4 a las 13 horas, la Inspección de Trabajo de Huelva, se niega a recibirnos a la parlamentaria andaluza Libertad Benitez, al portavoz nacional del SAT Oscar Reina, al grupo de mujeres marroquíes denunciantes por incumplimiento de convenio y acoso sexual y A MÍ. ¿Con estos bueyes que campo podemos arar?”.

La empresa Donaña 1998, contra la que se dirige la denuncia formulada ente el Juzgado de Huelva, ha negado los hechos en conversación con La Mar de Onuba y, aunque admite que en el día de hoy se ha procedido “a la finalización del contrato de mujeres temporeras y su devolución a Marruecos”, asegura que se trata de un “procedimiento normal” ya que “la temporada de la fresa ha finalizado”, y que los viajes estaban programados para hoy desde hace ya algún tiempo.

La periodista Lucía Muñoz Lucena recoge numerosos detalles sobre lo ocurrido desde su cuenta de twitter.