Manuel Delgado Milán
Abogado

Siento decirlo: hay una noticia que no dan los telediarios, de la que nadie quiere saber. Hay una cacería. No lo sabes pero tú también eres la presa. Muchos ya perdieron una guerra que no dieron, otros la perderán, la perderemos, si no reaccionamos.

Hace tiempo, no es de ahora, pero es ahora cuando cada vez más gente está viendo el peligro y algunos hasta descubren al enemigo, a sus tácticas y estrategias, cuando hay poco remedio. Como en toda guerra, o cacería, está previsto que, para cuando lo descubramos, ya no tengamos defensa.

Vienen a por ti, si le estorbas. Si le sirves, también irán por ti, cuando les sobres. Es un monstruo de mil cabezas que está destinado a fagocitar todo alimento, a nutrirse de toda forma de vida. Sólo parará cuando no haya nada, entonces el monstruo morirá también, el último.

Si eres agricultor, ganadero, pequeño industrial, deberás pasar por las grandes cadenas que fijarán márgenes de miseria en los precios de tus productos. Si ayer eras tendero, hoy eres dependiente o parado a perpetuidad. Si eras taxista… ya sabes. Si eres abogada… hasta Amazon va a ofrecer servicios jurídicos. Si estás estudiando derecho tienes papeletas para ser falsa autónoma cobrando a 3 euros la consulta telefónica, o por documento extrajudicial redactado. Los juicios, de 30 a 60 euros, incluido desplazamientos. No habrá despacho tradicional que resista. Tus derechos los “defenderá” la misma red multinacional que te los quita; el mismo sistema que ordenó a sus políticos hacer una reforma laboral, recortar las pensiones, privatizar la educación, la salud, la dependencia.

Estamos en guerra, pero no quieren que lo sepas hasta que no seas otra baja anónima de un ejército vencido por incomparecencia. Otra liebre en su morral.

Si lo supieras todo sobre cómo está todo montado, si fuéramos conscientes de que somos el 99%, si descartáramos toda esperanza de salir indemne cada quien por separado del resto, si pusiéramos un programa común a favor de todas las personas, sin adjetivos, ya habríamos ganado.

Estamos en guerra, lo siento. Es una noticia tremenda pero no te hablo de la pelea de los telediarios, de Cataluña, del cruce de declaraciones vacías, o de las palabras gruesas de Aznar, o del Guerra. Te llaman a pelear en un frente contra las mujeres, los “comunistas”, los moros, etc. Siempre divididos entre adjetivos de banderías (catalán, vasco, español, o murciano) o creencias, o aficiones. Esa no es la guerra real. Gane quien gane unas elecciones, gobierne quien gobierne, digan lo que digan sus medios de mentiras para que votes contra tí, o te pliegues, tarde o temprano vas a tener que pelear por todo, reconquistar todo, lo que hace poco creías garantizado. Tendremos pelear cada persona, junto a todas, por lo esencial.

Fuente: Colectivo Prometeo.