El Ayuntamiento de Córdoba, en el tercer intento y tras la presión vecinal, ha suspendido por un máximo de un año las licencias para salas de juego. Esta decisión, junto con la anunciada reforma de la Ley a nivel estatal por el nuevo Ministro de Consumo, Alberto Garzón, hace que se vea el futuro de distinta manera.

El problema del juego en la sociedad está dañando a las capas más desfavorecidas, creando auténticos dramas económicos y familiares. La lucha social vuelve a conseguir un avance desde las instituciones.

En un comunicado de prensa, los colectivos que más han luchado por esta paralización, han mostrado su alegría por el logro. Estos colectivos son: la Asociación Vecinal Guadalquivir del Campo de la Verdad, la Asociación Vecinal Puente Romano, el Consejo de Distrito Sur, el Consejo de la Juventud de Córdoba, la Federación Provincial Cordobesa de Drogodependencia y SIDA, el Comité de Solidaridad Obrera de Córdoba, la Asociación Cordobesa de Ludópatas Asociados Rehabilitados y la Asociación Cordobesa de Jugadores en Rehabilitación.

Era la tercera vez que en pleno del Ayuntamiento de Córdoba se trataba la prohibición de la proliferación de las salas de juego. En los últimos años, diversos colectivos, principalmente los vecinales y las asociaciones que trabajan con personas que han caído en esta adicción, venían movilizándose contra la proliferación de estos locales. Hoy, el Ayuntamiento ha decidido por unanimidad, suspender, por el plazo máximo de un año, el otorgamiento de toda clase de aprobaciones, autorizaciones y licencias urbanísticas para la modificación del PGOU, referido a usos terciarios Recreativos, especialmente a los establecimientos de juego. Esta decisión se enmarca en la concienciación general en todo el Estado, dónde ya ha habido moratorias y suspensiones en Ayuntamientos como el de Madrid, Barcelona, Sevilla, Alcalá de Guadaira, etc.

Los colectivos que han emitido la nota de prensa, sin embargo, recuerdan que esta actitud municipal aún tiene recorrido en la Junta de Andalucía, donde “sólo se preocupan de incrementar las multas para aumentar las arcas de la Junta, pero no de la salud y bienestar de la juventud frente a la ludopatía, haciendo oídos sordos a las reivindicaciones del movimiento vecinal y asociaciones de ludopatía”. Destacan además que la campaña “Fuera casas de apuestas de nuestro Barrio”, ha sido un éxito gracias a la participación ciudadana, y a la implicación de la Federación Vecinal Al-Zahara, “que a propuesta de las organizaciones y colectivos presentó las alegaciones a la apertura de la sala de apuestas de la Avenida de Cádiz.”

En la nota de prensa, estas asociaciones y colectivos felicitan la actitud de los grupos municipales, “aunque haya sido a la tercera”. La lucha social mantenida durante este tiempo ha sido, destacan, “para defender a la ciudadanía, y sobre todo a la juventud, frente a la “Droga del Siglo XXI” que son las salas de apuestas”. Una vez conseguida la suspensión temporal de un máximo de un año, los colectivos se preguntan: “¿Y ahora qué? Pues ahora hay que cambiar las leyes que regulan esta actividad económica. Al ser una ley de rango Estatal, es el Gobierno central en primer lugar, quien tiene que cambiar las leyes relacionadas con las salas de apuestas y también con las apuestas on-line. Aunque por los pronunciamientos del nuevo Gobierno a favor de una “regulación urgente de los juegos de azar, para prevenir y frenar la ludopatía” tendremos que estar atentos, para que los cambios sean reales y la suspensión en la ciudad de Córdoba también sea real”.