La directiva de la Federación Vecinal Al-Zahara agradece que se le consulte sobre el programa y coincide en la necesidad de que en el programa se sea adaptable “a nuevas necesidades”.

Acepta más espacio para veladores, pero sin merma para el peatón, reclama recursos suficientes para la Oficina Covid y que se mantengan programas en zonas de exclusión.

La Junta Directiva de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara ha remitido al Ayuntamiento de Córdoba un documento con 15 propuestas para la mejora del plan de choque contra los efectos socioeconómicos de la crisis sanitaria del coronavirus en el término municipal, una relación que responde a la voluntad de colaboración que el presidente de la federación vecinal, Antonio Toledano, le hizo llegar al alcalde al comienzo del estado de alarma.

De hecho, el primer y último punto del escrito de Al-Zahara agradece expresamente “la posibilidad de participar en un documento que ya recoge bastante de las propuestas solicitadas desde el mundo vecinal y ciudadano”, y el que se cuente con el Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC) y los Consejos de Distrito para el desarrollo de algunas medidas en los distritos.

La respuesta, como primera aportación, aboga por que “el plan de choque debe mantenerse abierto para adaptarse a las nuevas necesidades que puedan surgir, y en general, las aportaciones de Al-Zahara pueden agruparse en tres tipos.

En primer lugar, están aquellas en las que se pide que las nuevas medidas del plan no supongan un menoscabo o el olvido de otros programas socioeconómicos en curso, por ejemplo, solicitando que la red de dependencia “rescate cuanto antes toda la atención existente antes del estado de alarma”; mantener los programas de garantía alimentaria “en las zonas donde la realidad social demuestre que hay necesidades permanentes por exclusión social, al margen de las generadas por la pandemia”, o que el destino del dinero del Pacto contra la Violencia de Género no se dedique en “que las empresas
realicen planes de Igualdad”. En todo caso, “el destino de ese dinero debe debatirse en el Consejo Municipal De la Mujer”, afirma el punto 11.

Otro tipo de propuestas hacen hincapié en aportaciones concretas en las que se sugiere que se vigile la calidad y eficacia de las acciones a adoptar. Por ejemplo, con la compra de mascarillas y la instalación de arcos de desinfección, ya que “hemos
tenido a todos los niveles demasiados fraudes e inversiones malgastadas por precipitación en un mercado (de producto sanitarios) convulso”. También creen necesario extender las medidas que se aplicarán a las empresas municipales a aquellas firmas que asumen trabajos externalizados, que la línea de ayudas del Imdeec a empresas privadas y establecimientos se concreten en pymes y autónomos, un plan de recuperación del personal y de los servicios públicos municipales (independientemente de lo dispuesto con el plan Integra) o que el aumento de espacio para veladores vaya en paralelo a que “se potencie cuando sea posible también el espacio peatonal, en línea con lo marcado por el Gobierno Central”, un gesto que aplaza, debido a la actual situación, una polémica sobre el uso del espacio público en el que Al-Zahara es particularmente combativa.

El tercer grupo de propuestas tendrían un carácter normativo o hacen referencia a cuestiones de estructura de las medidas del plan. Así, se solicita que la Oficina Covid y la ampliación del personal de servicios sociales planeada “cuente con los recursos materiales y humanos adecuados a la ampliación de la demanda actual”, pone en duda la necesidad de un Consejo de Solidaridad Local y que en todo caso se realice según “lo que marca el Reglamento de Participación Ciudadana” para que no solape sus funciones con otros órganos de participación, que no se genere “una estructura de trabajo social al margen de los Servicios Sociales” del Ayuntamiento, el comenzar a actuarse ya sin esperar a los continuos y sucesivos estudios “en los planes de actuación integral en barriadas y distrito de fuerte exclusión” e, incluso, se propone que cuando esté operativo el Ingreso Mínimo Vital estatal (articulado con la Renta de Inserción Social autonómica) se faciliten por el ayuntamiento ingresos “de urgencia para aquellas personas que no entren en las ayudas citadas” o mientras se tramiten las mismas.