Al-zahara exige una gestión unitaria de los grandes parques de la ciudad

Solicita un cambio radical en la política sobre arboleda

Para la junta directiva de la Federación de Asociaciones Vecinales ALZAHARA resulta imprescindible que el ayuntamiento establezca un mecanismo por el cual la gestión de los parques y jardines de la ciudad se realice de una forma unitaria. Actualmente, en la gestión de parques y jardines (mantenimiento, cuidado, inversiones etc.), intervienen varias áreas del ayuntamiento (Parques y Jardines, Infraestructuras,…) pero la falta de definición de las tareas a realizar y, el total desconocimiento de las competencias que recaen sobre cada una de estas áreas, está haciendo que muchos de nuestros parques progresivamente se deterioren y no puedan ser disfrutados adecuadamente por el vecindario.

Para Al-zahara es surrealista comprobar que en un parque nadie se ocupe de las instalaciones deportivas, especialmente de los circuitos o pistas deportivas, o para mayores, o que no existan servicios, que no se coordinen actuaciones etc. Por ello, para la junta directiva de la Federación de Asociaciones Vecinales AL-ZAHARA resulta totalmente prioritario que se actúe de forma unitaria por parte municipal y para ello hay que realizar primero un trabajo importante de campo para identificar los problemas y deficiencias de nuestros parques y se doten las soluciones oportunas.

Por otro lado, para Al-zahara, la política sobre arboleda del Ayuntamiento es irresponsable al no realizar las podas necesarias, no rellenar los alcorques vacíos y no retirar tocones, o no seleccionar las especies adecuadas. La falta de poda está originando que se tape el alumbrado público, generando un gasto absurdo, que se llenen las calles de hojarasca innecesaria, o que se rompan ramas del tamaño de árboles, con el consiguiente peligro para viandantes o vehículos.

Igualmente, Al-zahara denuncia los cientos de alcorques vacíos o con tocones, que en muchos casos se rellenan de cemento o suponen una barrera arquitectónica innecesaria. Barreras que se incrementan cuando el árbol levanta el acerado provocando la fractura de la acera propiciando continuos tropezones. Córdoba necesita especies de sombra y no solamente naranjos (que además generan el problema de la caída de la fruta), pero que no levanten el acerado.

La Junta Directiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.