Ante la propuesta para favorecer a locales de ocio nocturno, urge al Ayuntamiento a controlar el cumplimiento de la normativa sanitaria.

Apoya que se ayude al sector, pero no a costa de “problemas de convivencia o de poner en peligro la salud colectiva”.

La Junta Directiva de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, presidida por Antonio Toledano, entiende que el cambio de licencias que se propugna desde parte del sector hostelero para favorecer a locales de ocio nocturno “puede suponer otro obstáculo para la convivencia”, ya que Al-Zahara entiende que “los negocios de ocio nocturno de la ciudad no pueden contar con más flexibilidad que la que permita la ley para seguir su actividad, porque se estaría vulnerando la normativa acordada por el gobierno central y las comunidades autónomas para controlar la segunda ola del virus”.

Según una nota de la federación vecinal, “es indiscutible que, debido a la crisis del Covid-19, estos establecimientos están sufriendo un importante retroceso, por lo que la administración debe configurar una estrategia de ayuda al sector, al igual que ha hecho con otros sectores, atendiendo a su singularidad y peculiaridades, pero estas ayudas no pueden suponer problemas de convivencia o poner en peligro la salud colectiva”.

Así, según Al-Zahara, las ayudas que la Administración arbitre para este sector, “nunca pueden ir en detrimento del vecindario, y si la ayuda que se está barajando es el cambio de uso en las licencias se tendrá que hacer por el procedimiento reglado y no por la mera declaración responsable”. Rechazan además que “si la ley permitiera ese cambio, no podría suponer que se abra la puerta para que se instalen más veladores en la ya colmatada vía pública”.

Ante esta perspectiva, Al-Zahara advierte que “va a estar totalmente en desacuerdo y pondrá todos sus esfuerzos para evitar este procedimiento”, además de volver a instar al Ayuntamiento a que “retire o precinte terrazas que tengan exceso de veladores, estos no estén autorizados o vulneren los horarios establecidos”. Precisamente recuerda que, en la actualidad, una de las mayores controversias entre el vecindario y la Administración local es precisamente “la utilización desmesurada en algunos casos de la vía pública y la poca eficacia en solucionar y controlar este conflicto”, y si hasta ahora el Ayuntamiento “se ha visto incapaz de atajar este problema, no se puede agudizar con más veladores”.

Por otra parte, la federación insiste en que “entendemos que el procedimiento de cambio de licencias debe ser totalmente claro y no enmascararse bajo un nuevo permiso las mismas actividades que se estaban ejerciendo hasta la actualidad, ya que están prohibidas por la Junta de Andalucía, pues evidentemente este cambio de uso debe corresponderse con la posibilidad de estos establecimientos de poder ejercer la actividad para la que solicitan el cambio sin poner en peligro la salud de la población”.