• La plataforma Córdoba Aire Limpio responde a la polémica surgida por la propuesta de archivo del Expediente de Innovación del PGOU, con el que se pretendía impedir la incineración de residuos dentro del casco urbano.
  • Denuncian que los responsables políticos están generando confusión a la ciudadanía y que la innovación del PGOU solo pretendía seguridad jurídica dejando bien claro que no se podría incinerar en el casco urbano, no expulsar de Córdoba a la cementera Cosmos.
  • Recuerdan la obligación de la GMU de dejarles consultar los expedientes relativos a esta cuestión y que ya han pasado más de 40 días desde que solicitaron esta consulta.
  • Creen que el archivo de la Innovación del PGOU no aporta nada nuevo ya que el informe de 2018 de la Consejería de Salud afirmaba con mucha rotundidad, que el PGOU vigente impide la incineración de residuos en el casco urbano.
  • Van a continuar reclamando al gobierno municipal, como ya hizo sin éxito en la anterior legislatura, que tramite la paralización de la incineración de residuos.

NOTA DE PRENSA DE LA PLATAFORMA CÓRDOBA AIRE LIMPIO SOBRE LA INNOVACIÓN DEL PGOU

Ante los últimos acontecimientos surgidos en torno a la propuesta de archivo del Expediente de Innovación del PGOU, con el que se pretendía impedir la incineración de residuos dentro del casco urbano realizada por el anterior Gerente de la GMU la plataforma Córdoba Aire Limpio, desea hacer llegar a la opinión pública las siguientes consideraciones:

PRIMERA: Que siempre hemos tenido claro que el tema de Cosmos era un tema de ciudad que debía ser abordado desde la unidad y el consenso político. Ello lo conseguimos en dos ocasiones (en el 2007 y en el 2015 cuando todos los partidos que concurrieron a la Elecciones Municipales firmaron el Pacto por un Aire Limpio), pero desgraciadamente, y a nuestro pesar, eso no ha sido posible por la ruptura de este consenso por parte de los partidos políticos que firmaron el referido pacto. Más aún, hoy, desgraciadamente, un asunto tan grave como es el que tratamos se ha convertido en arma arrojadiza de las fuerzas políticas.

SEGUNDA: Que es característica de nuestra actuación la transparencia informativa y siempre hemos abogado por la veracidad en las declaraciones y la exigencia de información contrastada. Por ello, por nuestra parte, estamos dejando constancia fiel y escrita de nuestras actuaciones y por ello siempre hemos pedido a los responsables políticos que no confundan a la opinión pública, como está ocurriendo: La innovación del PGOU a la que nos estamos refiriendo solo pretendía seguridad jurídica dejando bien claro que no se podría incinerar en el casco urbano, no expulsar de Córdoba a la cementera Cosmos.

TERCERA: Por ello, para nuestra correcta información nos hemos personado, como parte interesada en todos los expedientes relativos a esta cuestión existentes en la Delegación Territorial de Medio Ambiente, Gerencia de Urbanismo e, incluso, en los procedimientos judiciales abiertos. Pues bien, para tener un conocimiento de primera mano de cómo había quedado el Expediente de innovación del PGOU y demás cuestiones tras el cambio de gobierno, el 24 de junio solicitamos como parte interesada y personada, consultar los diferentes Expedientes abiertos a Cosmos en la GMU (Departamentos de Licencia y Planeamiento Urbanístico). No habiendo recibido la autorización para ello, pasado un mes, el 24 de julio volvimos a presentamos en la GMU con la intención de consultarlo lo que no pudimos hacer pues estos se hallaban en Presidencia, por lo que no nos quedó más remedio que reiterar nuestra petición verbalmente en la Secretaría de Presidencia de su consulta; pero al día de hoy aun no hemos recibido la autorización.

CUARTA: Queremos recordar públicamente al Presidente de la GMU la obligación de dejarnos consultar dichos Expedientes, porque somos parte interesada y personada y tenemos derecho a ello y que ya han pasado más de 40 días desde que lo solicitamos. De haber podido consultar dichos expedientes, la ciudad se habría enterado hace más de un mes de cuál era la situación real en la que había quedado el asunto de la innovación del PGOU, pues sin duda alguna hubiéramos dado a conocer a la ciudadanía el contenido y alcance de la propuesta del ex Gerente de Urbanismo, y nuestra opinión al respecto, pero se nos ha ocultado esa información.

QUINTA: Estudiada la cuestión –disputa política partidista aparte que no nos interesa− creemos que el archivo de la Innovación del PGOU susodicha, no aporta nada nuevo a un expediente que, desde febrero de 2018, había quedado nítidamente despejado. Pues, en efecto, en esa fecha la Consejería de Salud emitía un informe preceptivo y vinculante en relación con la Innovación en el que afirmaba con mucha rotundidad, que el PGOU vigente en la ciudad impide ese tipo de actividad industrial (la incineración de residuos) en el emplazamiento cuestionado. A pesar de la firmeza urbanística y jurídica de los argumentos de Córdoba Aire Limpio, el gobierno municipal que tomó las riendas de la ciudad en el año 2015 apostó por la Innovación del PGOU, considerando que, según nos trasladaron a la Plataforma, de esta manera se regulaba el ejercicio de esta actividad no solo en el emplazamiento de la cementera, sino en todo el casco urbano. Una vez conocido el informe de la Consejería de Salud de febrero de 2018, que abundaba en los argumentos de la plataforma y otros que elaboraron los técnicos de la Gerencia, el gobierno municipal dejó en un limbo jurídico la Innovación, pues un expediente que se había puesto en marcha con la aprobación del Consejo de la GMU y del Pleno municipal, nos parece obvio que no debe quedar en suspenso sin que haya acuerdo en sentido contrario de los órganos de gobierno competentes.

SEXTA: Pero la clave jurídica de la situación actual de la incineración de residuos no está en la Innovación, por mucho que el actual gobierno municipal pretenda desviar hacia este tema la atención, está en que la cementera no tiene licencia municipal para incinerar, pues le fue denegada por resolución del presidente de la Gerencia de Urbanismo con fecha 9 de noviembre de 2018. Y si no tiene licencia municipal, solo cabe que el Ayuntamiento ordene la paralización de esa actividad, que la fábrica viene realizando desde finales del año 2016 a pesar de no contar con la preceptiva licencia. Córdoba Aire Limpio va a continuar reclamando al gobierno municipal, como ya hizo sin éxito en la anterior legislatura, que tramite la paralización de la incineración de residuos.

Por consiguiente, es de justicia que los cordobeses y las cordobesas, que hemos aguantado durante décadas la contaminación provocada por la fábrica, incluidas las ingentes emisiones de polvo de cemento, respiremos aire limpio. Ahora que tanto se recurre al manido argumento de la seguridad jurídica para que las empresas puedan implantarse en la ciudad, Córdoba Aire Limpio reclama como principio central al que deben subordinarse todos los demás la seguridad vital, la seguridad sanitaria, la seguridad ambiental y la seguridad jurídica para la ciudadanía, pues estamos hablando de un grave problema de salud pública y parece que eso se les olvida a los actuales regidores de la ciudad.

Las autoridades sanitarias como la Organización Mundial de la Salud, o ambientales como la Agencia Europea de Medio Ambiente y el Ministerio de Salud vienen publicando los efectos sobre la salud humana de los contaminantes emitidos al aire y en especial en nuestras ciudades como el material particulado, PM10 y PM2.5, el dióxido de nitrógeno, NO2, ozono O3 y otros. En el caso de España, estos informes, mantienen que los contaminantes antes señalados serían responsables de unas 31.000 muertes prematuras anuales, afectando fundamentalmente a personas vulnerables como aquellas que padecen de enfermedades cardio-respiratorias, niños y ancianos. Córdoba, este verano está sufriendo graves episodios de contaminación y no debemos olvidar que en nuestra ciudad, se ha estimado que la mala calidad del aire es la causa de 280 muerte prematuras cada año.