La Economía capitalista nunca ha tenido por objetivo mejorar la vida de la gente mediante el consumo de lo necesario, sino impulsar una “sociedad de consumo” en la que este se encuentra subordinado a las necesidades infinitas de beneficios que tiene el capital.

Existen, en contraposición, prácticas socioeconómicas transformadoras que buscan producir para enriquecer y mejorar la vida. Economías sociales con vocación transformadora que impulsan otros objetivos, otras dimensiones y otros fines más allá del concepto capitalista.

En Córdoba existe una experiencia transformadora relevante e innovadora que sigue estos principios, se trata de La Tejedora (“La Teje”), el Mercao Social de Córdoba, un proyecto autogestionado y de intercooperación constituido por entidades de la economía social y solidaria, colectivos sociales y por personas a título individual.

Mercao Social La Tejedora

La Economía capitalista nunca ha tenido por objetivo mejorar la vida de la gente mediante el consumo de lo necesario, sino impulsar una “sociedad de consumo” en la que este se encuentra subordinado a las necesidades infinitas de beneficios que tiene el capital. Existen, sin embargo, prácticas socioeconómicas transformadoras que buscan producir para enriquecer y mejorar la vida. Es decir, van surgiendo, también en Andalucía, Economías sociales con vocación transformadora que impulsan otros objetivos, otras dimensiones y otros fines más allá del concepto del servicio a una riqueza monetarizada, de felicidad mercantilizada, con consumo individualista.

En ese marco se sitúa el consumo responsable como práctica que cuestiona las propias necesidades y la manera en que se satisfacen, prescindiendo de los consumos superfluos y tendiendo a la reducción de los ritmos de consumo. Además, prioriza el valor de uso de los objetos, compartiendo o alquilando cuando se puede en lugar de comprarlos. Y, en caso de compra de uno nuevo, tener en cuenta criterios de sostenibilidad ambiental y justicia social (producción ecológica, comercio justo, etc.). Por otro lado, aumentan las prácticas de ahorro y eficiencia energética en casa, reciclaje de residuos. Asimismo, aumenta el consumo de servicios relacionados con la economía social y solidaria. En este sentido destacan las finanzas y seguros éticos, la energía verde o la telefonía e internet suministrada por entidades sin ánimo de lucro. Forman parte de este tipo de prácticas los grupos de consumo y circuitos agroecológicos para un consumo más sustentable. También el “consumo colaborativo” que se aleja del capitalismos de plataformas y se concentra en la práctica de “compartir”, ya sea transporte privado o cualquier otra necesidad.

En definitiva, cuando se habla de “consumo responsable” se apela a las personas, y a la sociedad en general, a adoptar hábitos de consumo transformadores que ayuden tanto a mejorar la salud y la calidad de vida de las personas, como a generar cambios en el modelo socioeconómico para avanzar hacia otras formas de vida más acordes con la sostenibilidad de la vida. El objetivo es, desde el consumo, impulsar prácticas que ayuden a repensar y transformar la economía y la sociedad, lo cual será de gran utilidad a la construcción de los mercados sociales.

En relación a las prácticas de consumo transformador, responsable, consciente, surgen experiencias de proyectos de distribución de bienes y servicios de forma cooperativa con distintas características. En la mayoría de los casos siguen modelos de gobernanza democráticos y tienen gran importancia los alimentos ecológicos. Se trata de colectivos de personas que se han organizado conformado una entidad de economía social (en forma de asociación o cooperativa de consumo, principalmente). En este tipo de iniciativas colectivas hay una tendencia a tejer proyectos amplios, que tengan en cuenta los diversos retos a los que la organización quiere hacer frente. Surgen así “mercados sociales” con forma de asociacionismo entre “prosumidores” críticos, es decir, consumidores-productores en relación horizontal.

Cada día queda más de manifiesto que el impulso de unidades de producción de bienes y servicios con vocación transformadora requiere de un consumo o personas consumidoras alejadas de los criterios consumistas propias de la economía capitalista. Es decir, no habrá reproducción transformadora sin consumo y distribución transformador. Paul Singer indica al respecto: “La empresa socialista o, digamos, solidaria, está por ahora dentro del mercado capitalista, pero no es indispensable que ese mercado sea necesariamente capitalista. Es posible crear un nuevo mercado y para ello es muy relevante crear grupos o cooperativas de consumo. (…) Puedo crear todo, inclusive hasta el consumo final. Puedo crear cadenas en que los valores de la democracia y la igualdad prevalezcan en las relaciones. Existen ejemplos concretos de ello.”

En Córdoba existe una experiencia transformadora relevante e innovadora que contiene estos principios, objetivos y fines. Se trata de La Tejedora, el Mercao Social de Córdoba, que desde diciembre de 2011 se ha consolidado como un proyecto autogestionado y de intercooperación que está constituido por entidades de la economía social y solidaria, colectivos sociales y por personas a título individual (más de 280). En “La Teje” se venden productos y servicios vinculados a experiencias de economía social transformadora, se realizan actividades culturales y educativas y existe un espacio de co-trabajo y todo ello, como se explica en su página web, con objeto de “crear un espacio vivo de transformación social y económica desde la óptica de la igualdad y la solidaridad, a través del trabajo cooperativo y la participación colectiva.”

La entidad se conforma como una asociación que dispone de un espacio de tienda (“La Tejedora”) en la que se ofertan productos y servicios que cumplen criterios éticos, ecológicos y sostenibles, ofreciendo una opción de consumo con compromiso social, desde la que se fomenta el Comercio Justo y el Consumo responsable apostando por la Economía Social y Solidaria. Además, en el mismo espacio se ubica la Asociación Educativa Barbiana, colectivo con el que comparte espacio, principios y sinergias. Asimismo, dispone de una sala multiusos en la que se han llevado acabo más de 400 actividades desde el inicio del proyecto, de diversa naturaleza y organizadas por el propio colectivo y/o conjuntamente con otros
colectivos del ámbito de la cooperación al desarrollo, de las finanzas éticas, la Universidad de Córdoba, asociaciones de vecinos y entidades del ámbito educativo formal e informal. Justo al lado de la sala multiusos se encuentra una sala de radio, en la que la Trama Comunic-Acción, otro colectivo colaborador, imparte talleres sobre radios comunitarias y presta servicios de comunicación a colectivos sociales.

En definitiva, el Mercao Social de Córdoba es una iniciativa de referencia que apuesta por el cooperativismo como vía de transformación de la realidad, tanto en términos cuantitativos como cualitativos. Un modelo plural de participación, una visión transversal de la comunicación y un espacio feminista en constante construcción.

Más info:

Dirección: Calle Gutiérrez de los Ríos, 10. 14002 Córdoba

Web: http://www.latejedora.org; Correo electrónico: info@latejedora.org

Fuente: Portal de Andalucía.