En una nota firmada por la Presidenta, Teresa Caballero, exige al gobierno municipal y al alcalde, José María Bellido, el cumplimiento del Reglamento de Participación ciudadana y el de Juntas Municipales de Distrito.

El origen de la denuncia deviene, según Teresa Caballero, del incumplimiento reiterado de algunos de los Delegados Municipales de lo recogido en los citados Reglamentos en los que se regulan el derecho de participación y de información a los representantes de los ciudadanos por los canales habilitados para ello. Estos canales, en lo referente al territorio, se concretan en el Consejo de Distrito y en la Junta Municipal, el primero como órgano permanente de participación y el segundo como órgano municipal para la desconcentración de la gestión Municipal. A pesar de que Córdoba es un referente en políticas de participación, parece que queda atrapado en una reglamentación que no se cumple.

El Consejo de Distrito Noroeste dice sentirse “cansado de solicitar información sobre reivindicaciones tan importantes” como son el arreglo definitivo de la Carretera de Trasssierra, el Parque del Canal, el nuevo Centro cívico, las obras de “mi barro es Córdoba”, la puesta en valor de las instalaciones deportivas, las ayudas sociales tan necesarias en estos momentos, etc. Entiende que la información veraz debería ser constante y fluida con los órganos de participación y, sin embargo, la decepción es general siendo aún peor en el caso de la Junta Municipal de Distrito, que debería ser un pequeño Ayuntamiento en el Distrito, pero que, según Caballero, nunca ha sido respetado por los distintos gobiernos municipales y siempre en función de la implicación de la persona que lo presidiera. Actualmente la presidencia de la Junta Municipal corresponde a Isabel Albás. El Consejo de Distrito denuncia que han tenido que adoptar una decisión muy incómoda para ellos, que no asistir a la última reunión debido al reiterado incumplimiento tanto del Reglamento como en la organización interna del órgano.

El Consejo de Distrito Noroeste exige al alcalde “que dé de las instrucciones necesarias para que se cumplan los Reglamentos, se escuche a las asociaciones y colectivos ciudadanos legalmente constituidos y no se nos siga viendo como el enemigo a abatir, ya que somos personas que altruistamente ponemos nuestro tiempo y nuestros ojos a disposición del Ayuntamiento y de la Ciudadanía para mejorar nuestros barrios y nuestra ciudad“.