El Consejo del Movimiento Ciudadano apoya a Stop Desahucios y a sus reivindicaciones

De la misma forma han acordado exigir al parlamento estatal y al gobierno central una nueva ley de vivienda que acabe de una vez con los desahucios

Así como que se garantice los suministros básicos, que reconozca el derecho a la dación en pago y a una segunda oportunidad para los hogares con deudas hipotecarias.

El plenario del Consejo del Movimiento Ciudadano ha acordado asumir las propuesta que le ha presentado Stop Desahucios de exigir al parlamento estatal y al gobierno central una nueva ley de vivienda que acabe de una vez con los desahucios de familias sin alternativa habitacional, así como que regule los alquileres asequibles y amplíe el parque público de viviendas de alquiler social. De igual forma que garantice los suministros básico, que reconozca el derecho a la dación en pago y a una segunda oportunidad para los hogares con deudas hipotecarias.

De esta forma, el Consejo del Movimiento Ciudadano se ha comprometido a apoyar las movilizaciones que ponga en marcha Stop Desahucios y se dirigirá a los grupos políticos, especialmente a PSOE y Unidas Podemos que tienen que elaborar el anteproyecto de ley, para que hagan una ley de vivienda social y no basada en criterios económicos puesto que no entiende que “la vivienda sea considerada como un bien de inversión por encima de su finalidad social”, tal y como marca la Constitución.

El Consejo del Movimiento Ciudadano defenderá ante la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Córdoba que eleven su voz y legislen o actúen en el mismo sentido en la medida de sus competencias. En este sentido, el Consejo del Movimiento Ciudadano va a seguir exigiendo más inversión en viviendas de alquiler a precio razonable y un control de los mismos y de la compra venta ilegal de viviendas públicas. Según dicho consejo no puede ser que “la inversión de todos acabe redundando en el beneficio de algunos”.

Por último el Consejo del Movimiento Ciudadano urge un incremento relevante de las ayudas al alquiler o para la rehabilitación de edificios de viviendas para que “se pueda contar con viviendas dignas para todo tipo de familias”, especialmente las que “no pueden acceder al mercado libre”. También va a apoyar la creación de alojamientos de viviendas de iniciativa pública y privada, “intentando crear una red que abarque toda la ciudad dando respuesta especialmente a mayores y a jóvenes”.