El CMC entiende la urgencia de aprobar los presupuestos, pero avisa de tendrán que modificarse de forma inmediata,

Entiende así este Consejo que es esencial incrementar las partidas de intervención social, para abordar las urgencias sociales a corto plazo. Entre ellas, aluden a las partidas de ayudas de emergencia, las de apoyo a las familias, las de alquiler, las de atención a las personas mayores y la contratación de personal de servicios sociales, sin el cual, se bloquea la acción municipal.

Ante la inminente convocatoria del Pleno para entender de los primeros presupuestos del cogobierno PP-Cs, el CMC cree que hay que mantener el apoyo a la red de asociaciones y entidades que actúan sobre el medio social, usando equipamientos públicos para ello e incrementar las partidas sobre los barrios con mayor exclusión social, así como de la Oficina de la Vivienda o las partidas de Cooperación Internacional, aconsejable ante este reto globalizado. Para ello, dicen, “se puede utilizar una media del 25% del gasto corriente municipal voluntario, que ya no se va a gastar, bien modificando el presupuesto vía enmiendas o dejando como no disponibles créditos por esa cantidad, una vez en vigor el presupuesto“.

Pero, a su parecer, y precisamente para que las partidas de inversión, así como las partidas del plan estratégico de subvenciones, entre otras, estén operativas en este semestre, independientemente de que luego se puedan proceder a modificaciones de las previsiones en función de la nueva realidad social, creen que es necesario que haya un presupuesto. “Estamos convencidos de que una vez que el presupuesto se apruebe hay que preparar modificaciones del mismo o definición de nuevas prioridades y objetivos, para atender a otras demandas de carácter socioeconómico, de reactivación de la vida económica, con especial incidencia en el comercio y turismo local, de mantenimiento de la empresa y empleo públicos; en especial, de las empresas y autónomos que han perdido ingresos y que se complementen con las que deben activar los gobiernos central y andaluz“.

Con la intención de reactivar la economía local, el CMC cree que “el Ayuntamiento tiene que desbloquear las cerca de 100 actuaciones en los barrios de la ciudad y las derivadas de fondos de otras administraciones (europeos, estatales, autonómicos) que siguen esperando a la aprobación de los remanentes municipales, así como mantener las distintas contrataciones públicas. Mientras que se reactiva el sector privado, es necesaria la inversión pública inmediata que genere empleo. También sería necesario que esas actuaciones municipales se complementen con un esfuerzo inversor del resto de administraciones públicas. Para ayudar a ello, el gobierno central debe desbloquear el uso del superávit municipal para que se pueda contar con unos 20 millones de euros más en la ciudad en este año“.