Exige que se eliminen los veladores ilegales hasta que se reordene la zona de la Ribera.

El Consejo del Movimiento Ciudadano se ha dirigido al gobierno local para que cumpla el compromiso que asumió de actuar contra las terrazas que se instalaran y provocaran problemas de convivencia y de salud. En este sentido apoya las reivindicaciones y movilizaciones del vecindario de la zona de la Ribera tras un mes de denuncias permanentes y continuas, apoyadas también por el CMC, sin que se haya dado respuesta a las mismas. Esta situación rompe lo acordado con el sector hostelero y el propio Ayuntamiento como contrapartida al apoyo ciudadano a la flexibilización de las terrazas siempre que no causaran problemas de accesibilidad, de ruidos o de masificación de veladores.

El CMC expone que la zona de la Ribera es una zona ordenada de forma participada y que de repente ha pasado a permitirse que se altere dicha ordenación sin ningún control solo para favorecer intereses particulares en contra del interés general. Entiende además que la no actuación municipal, más allá de levantar actas de visita por la policía local, o la apertura de expedientes sin consecuencias reales, solo supone trasladar un mensaje público de que hay impunidad en hacer lo que cada uno quiera, y que prime el negocio a la salud y a la convivencia, valores que no pueden ponerse en juego y menos en la situación de excepcionalidad que vivimos a nivel estatal.

Desde el movimiento ciudadano se hace una llamada de colaboración y compromiso también al sector hostelero porque este tipo de actuaciones en nada contribuyen a la necesaria cohabitación que debe existir entre bares, restaurantes y espacios de esparcimiento con el vecindario que habita los distintos barrios de la ciudad. Por eso, cree que la Ribera no puede seguir creciendo como zona de concentración de ocio, expulsando a sus habitantes, generando así una “segunda Judería”, esto es, un escenario falseado donde reina el negocio puro y duro, sobre los valores medioambientales, patrimoniales y humanos que deben caracterizar la zona.

Por último, el CMC también se va a dirigir a las autoridades sanitarias andaluzas porque esta masificación de veladores es contraria a la normativa aprobada y vigente desde la Junta de Andalucía. “No queremos que el ocio nocturno vuelva a protagonizar episodios de alarma sanitaria por el bien de todos, incluidos los establecimientos hosteleros que están siendo pulcros en su compromiso con la salud, que son la inmensa mayoría. No puede ser que favorecer a uno concreto acabe perjudicando a todos los demás”, declaran.