El Consejo del Movimiento Ciudadano urge a que se actualice el plan de emergencia municipal y se avance en la dotación de servicios básicos. Esta reclamación la hace “ante la evidencia de que este año se han podido desarrollar menos trabajos de limpieza, de desbrozamiento” o “de otras medidas antiincendios y de que se prevé un incremento de visitas a la Sierra de Córdoba”, normalmente, “sin conocimiento del riesgo de vivir en un entorno forestal habitado”

Esta situación “ha provocado que la Consejería de Medioambiente haya tenido que prorrogar los planes de prevención vigentes sobre incendios forestales hasta el 15 de octubre” de forma excepcional, “puesto que las personas o entidades obligadas a redactarlos y aplicarlos han tenido dificultades de movilidad por el confinamiento”. Asimismo, “no hay sino que observar las cunetas y márgenes de las carreteras para confirmar que la lluvia primaveral ha contribuido a un enorme desarrollo de la vegetación espontánea, en especial pastos e hierbas”.

El Consejo del Movimiento Ciudadano solicita a las administraciones, la vigilancia y guarda exhaustiva, en especial, en la generación de fuegos, que están prohibidos ya desde el lunes 1 de junio. Ese control “debe extenderse a las labores agrícolas, las acampadas libres y a toda actividad deportiva que pueda celebrarse en la Sierra, que se debe condicionar al cumplimiento estricto de la normativa en prevención de riesgos forestales”. Igualmente, “se requiere un trabajo intensivo y urgente por limpiar las cunetas y márgenes de las carreteras y de renovar cortafuegos y actualizar los protocolos de actuación ante los incendios forestales”.

Por último, desde el Consejo del Movimiento Ciudadano se urge a que el Ayuntamiento de Córdoba acelere la actualización de su plan de emergencia “que ha quedado superado por la circunstancias” y que debe ser el instrumento máximo de seguridad de la ciudad. También se tiene que propiciar la máxima coordinación dentro del plan Infoca 2020 y apoyar al Grupo de Pronto Auxilio “que realiza una labor fundamental en la concienciación, prevención y primera actuación ante los incendios forestales en nuestra Sierra”. En estas ocasiones, “se agudiza la necesidad de que las urbanizaciones de la Sierra cuenten con los servicios básicos, en especial, con el agua potable”.