El Consejo del Movimiento Ciudadano apoya la plantación masiva de arboleda sobre alcorques vacíos eliminando tocones.

Al mismo tiempo solicita poder estar presente en la comisión municipal del árbol.

El Consejo del Movimiento Ciudadano ha trasladado al Teniente Alcalde de
Infraestructuras la urgencia de realizar una poda controlada en toda la ciudad de
carácter anual, ante las quejas recibidas de todos los distritos sobre los problemas que genera una arboleda sin cuidar que “invade casas, impide el tránsito por aceras, carriles bici o por la propia calzada”. Para ello, considera que urge priorizar en este otoño-invierno una actuación sistematizada, que “no se base en las quejas individuales, no agresivas ni dañinas para la masa arbórea, controlada por la comisión del árbol”, donde el movimiento ciudadano solicita poder estar presente.

El Consejo del Movimiento Ciudadano es conocedor de la falta de personal de poda del servicio de jardines, pero, recuerda que “ya está activo el contrato de asistencia técnica para el mantenimiento de gran parte de los jardines y zonas verdes municipales” que incluye por primera vez el tratamiento de la arboleda de calles, plazas y avenidas, por lo que “no hay excusa para iniciar una poda adecuada en el próximo semestre”. Hay vías de la ciudad donde la arboleda impide que “el alumbrado público cumpla su función generando inseguridad para el tránsito de las personas”.

De forma paralela, el Consejo del Movimiento Ciudadano ha trasladado al área de
Infraestructuras la importancia de recuperar la inversión prometida en compra de
arboleda para plantar en los alcorques vacíos que “abundan en nuestra ciuda”.
Asimismo, se necesita eliminar tocones de árboles talados por la fuerza del viento o por los servicios municipales “ante el riesgo que suponían y que suponen un paisaje no deseado en nuestras calles”. Es por ello que “urge que el ayuntamiento vigile las actuaciones incontroladas que se realizan cementando alcorques o usándolos de vertedero ocasiona”.

Ante los proyectos de nuevas zonas verdes y parques, “se necesita disponer de un plan de mantenimiento del conjunto de las ya existentes” de forma que puedan cumplir su función, si acaso más relevante “ante la necesidad de adaptar nuestra ciudad ante las consecuencias del cambio climático”. Son cientos los árboles enfermos podridos o heridos que “nos encontramos en nuestros espacios públicos por un mal mantenimiento que debería estar perfectamente regulado evitando medidas improvisadas que ocasionan problemas mayores”. Además “todo ello, se agudiza en las zonas privadas de uso público pendiente de atender”.